A, B, C… sexual

Sé que el tema del título es “bastante común” ahora, es la primera vez que escribo sobre él. Sin embargo, no quiero orientarlo a algo banal o superficial sino a algo más profundo, sobre la variedad y opciones que han surgido actualmente en cuanto a descubrir, o más bien, a elegir una identidad u orientación sexual.

Antrosexual, pansexual, sapiosexual, son algunos de la infinidad de nuevos términos que surgen de acuerdo a las necesidades de las nuevas generaciones.

Se podría armar un diccionario de tendencias sexuales con tantas que existen.

De hecho, ni siquiera se cuenta con estadísticas exactas sobre cuántas personas se inclinan a unas u otras, hay demasiadas.Todo depende de cada persona.

Al menos lo positivo de etiquetar las preferencias sexuales, es evitar ser discriminado por cualesquiera que sean y tener como referencia un término, para respaldar sus razones.

A su vez, el tener a disposición tanta variedad puede llegar a provocar confusión al elegir la más conveniente, tenemos que ser muy conscientes de nosotros mismos, conocernos íntimamente, pero en una sociedad como la nuestra en la que la doble moral es parte de la cotidianeidad, se vuelve un problema.

La mayoría de personas presumen ser de mente abierta al hablar de sexo, pero al fin de cuentas, al enfrentar una situación surgen prejuicios, porque en Guatemala está enraizado aún en el fondo el conservadurismo.

Aún la gente tiene demasiados estereotipos, prejuicios, y la superficialidad es otro factor muy importante.

En este país no se es libre totalmente en nada, acá el elegir libremente solo se da en la clandestinidad, solo aparentar lo que no uno no es para ser aceptado.

Ahora bien, desde otro ángulo, los numerosos surgimientos de nuevas tendencias se debe a veces a que un determinado grupo de personas experimenta ciertos métodos e incita a los demás a probarlos, o sea, se puede convertir en un simple moda.

Es importante recordar que el acceso eficaz a la información en la red también influye en ese tipo de decisiones tan íntimas en la actualidad, porque se presentan aún más opciones.

De igual forma, personalmente confío más en que las preferencias sexuales se eligen, no consiste a grandes rasgos en factores biológicos, simplemente es porque buscamos las circunstancias de vida que nos haga felices y así extender nuestra supervivencia, que al final todo lo que hacemos los seres humanos en la vida es mediante ese instinto intrínseco de todo ser vivo.

Y experimentar, aunque nos dé miedo por el qué dirán, es base para descubrir qué nos gusta, todo empieza con nosotros mismos.

Pero tampoco debemos sobrepasar nuestros límites solo por probar algo, ser conscientes y maduros.

Todos los estudios que surgen para determinar porqué las personas deciden optar por otra preferencia sexual que no sea la de “por naturaleza” heterosexual y monógamo es solo porque va contra las leyes morales de la mayoría, y lo resuelven como si se tratara de una enfermedad cuando es solo cuestión del entorno en donde se desarrolla la persona desde la infancia y las circunstancias que experimenta en el ámbito emocional.

Es tan complejo, que no se entiende con claridad tampoco porqué tantas etiquetas, serían interminables, pues, la percepción de cada uno es distinta, las circunstancias de vida igual, entonces ¿Cuántas más tendencias surgirán en los próximos años? En una era de evolución a velocidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: