TEJEDURÍA DUPLICADA

 

Artículo 58. Identidad Cultural. Se reconoce el derecho de las personas y de las comunidades a su identidad cultural de acuerdo con sus valores, su lengua y sus costumbres. – Constitución Política de la República de Guatemala

Injusticia. Ese fue el extraño brillo que observé en los ojos de Rosa Motta, encargada de la Oficina de Pueblos Indígenas de la Municipalidad de Palín.

Hace unos días tuve la oportunidad de conversar con ella. Me contó que a partir de este año con el apoyo del ayuntamiento, implementaron cursos de tejeduría para todo aquel que quisiera participar. El objetivo principal era y es que no se rompa la tradición de usar el traje típico de la cultura Poqomam. Pero hay un problema, muy grave.

“Me preocupa la existencia de empresas nacionales, extranjeras y personas sin respeto a nuestra cultura que empleen los diseños de las tejedoras, hagan negocios y no retribuyan al esfuerzo de las señoras”, fueron las palabras de indignación que expresó cuando platicamos sobre la ardua labor que ellas realizan sin tener descanso ni remuneración.

Y hay algo más señores. Caminando por la 18º calle de la zona 1, pasé por esos negocios cuyos propietarios son de otras nacionalidades, y entonces noté algo desolador: en varias cajas había decenas de bolsas bastante parecidas a los diseños típicos de Guatemala. Al ver esto me surgió una duda: ¿Le pidieron permiso a las tejedoras para copiar su trabajo?

De acuerdo con una investigación realizada por el medio Plaza Pública, publicada el 12 de julio de 2016, acerca de un grupo de tejedoras de Santo Domingo Xenacoj (Sacatepéquez), ellas han luchado para que el Estado reconozca su derecho a la propiedad intelectual.

Si bien existen documentos como el COMPENDIO DE LEYES SOBRE LA PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL GUATEMALTECO, creado por la UNESCO y el Ministerio de Cultura y Deportes en el 2006 y la Ley para la Protección del Patrimonio Cultural de la Nación (Decreto No. 26-97, modificado por el Decreto No. 81-98), que podrían ayudar a preservar la exclusividad del trabajo de tejeduría, no existe una iniciativa que defienda los derechos de autor, aunque ya se han presentado propuestas.

En la Constitución podemos leer en TÍTULO II DERECHOS HUMANOS, CAPÍTULO II SECCIÓN SEGUNDA, CULTURA, artículos del 57 al 65, que en términos generales sí se protege a la cultura nacional, pero no especifican sus diferentes facetas. Es por eso que vienen empresarios extranjeros y guatemaltecos a hacer negocios con algo que no es de su invención; simplemente copian lo ajeno dejando en la zozobra a los verdaderos creadores.

Imprescindible es respetar y atesorar todo lo que conforma y caracteriza nuestra identidad guatemalteca, por ello es que apoyo a las Organizaciones y Asociaciones que luchan por una ley que ampare los derechos de autor, para así defender de los usurpadores el arduo trabajo que hacen quienes se dedican al tejido típico, el cual es una de las características principales de las etnias que componen a este país rico en cultura, historia, costumbres y tradiciones, al que tenemos la dicha de pertenecer.

Es hora de darles el lugar que merecen y si algún diseñador o empresario quiere vender diseños basados en las exquisitas creaciones de las tejedoras, debe retribuirles y no enriquecerse a costa de ellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: