Estampas de la Ciudad Capital

Son las 6:00 a.m. Hora de salir a trabajar, de lo contrario, se llegará tarde y a fin de mes, el descuento repercutirá en la compra de abarrotes, sin dejar atrás la regañada del jefe.

Para los que tienen el lujo de poseer un vehículo, podrán ir observando el tránsito complicado que lleva delante y detrás de él, así como la psicosis por la espera de algún motocaco.

Y para los que van a bordo de un bus urbano, tendrán que soportar el acoso sexual, los vendedores ambulantes, las pláticas ajenas, los pastores evangélicos que se suben a predicar, el pedo hediondo de algún descarado y si tienen suerte… no se subirán pandilleros para que les asalten.

Esto es la realidad, no lo que muchos pintan. Y bastará poder hacer la prueba un día para darse cuenta de que esto sucede todos los días.

Mientras el trayecto continúa, en las calles de la ciudad de Guatemala, podrá observar vendedores de periódicos de dulces y de frutas, sin faltar lo limpiavidrios, ayudantes gritones de camionetas, niños pintados de plateado tragando gasolina para ser antorchas humanas, niñas cargando otras niñas y haciendo malabares con naranjas, viejos raboverdes acosando a mujeres en las calles, policías de emetra poniendo remisiones a diestra y sinistra, mientras otros usando su silbato para crear más tráfico del que se podría hacer sin él, elementos de la PNC estacionando su patrulla en un comedor de mala muerte para mantener el ahorro y poder llegar a fin de mes con lo ganado en la quincena, albañiles jugando pelota al medio día, taxistas dando vueltas con tal de que uber no les gane el pasaje, jóvenes con el periódico debajo del brazo luego de haber leído la sección de empleos y no haber encontrado nada, carros con un “chorro” de humo contaminando y enfermando a quien inhale el CO2, borrachos tirados en la calle y como diría mi abuela que en paz descanse “todos miados”, perros buscando comida en las bolsas de basura y tendrá suerte si no pisa con alguna plasta de perro.

Pero pese a todo eso que a diario puede observar, siempre hay algo por lo cual vivir, algo por lo cual seguir adelante, algo por lo cual luchar día a día, esa inspiración humana o divina, dependerá de cada uno de qué o quien se trate.

No desmaye, siga adelante, que no es ni el primer país ni el único que padece de problemas y situaciones adeversas o negativas.

Lo importante es buscar el equilibrio y ayudar para que eso negarivo vaya mermando. Recuerde que el primer cambio está en el interior, en lo personal para luego seguir con lo social.

Hoy más que nunca necesitamos mentes positivas llenas de energía para hacer de nuestra Guatemala un mejor hogar.

Y usted…¿ya pensó cómo apoyará para cambiar de mejor manera a nuestro país?

Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: