EL SECRETO ES EL AMOR

Por Melissa Pivaral

Carlos Alberto García Bojorquez, tiene 24 años, nació el 11 de enero de 1993 en la Ciudad de Guatemala, estudió durante dos años en el Instituto Técnico de Capacitación y Productividad (INTECAP) obteniendo el título como Cocinero Internacional.

Según Carlos, en la cocina todo debe salir perfecto dado que es una de las cualidades que lo caracterizan en este arte culinario. Su mayor reto es experimentar con recetas ya hechas añadiéndoles su propio “toque especial”. Su principal objetivo es generar en las personas sensaciones y experiencias positivas a través de la comida como lo hacía su madre y su abuela.

Y ese es uno de sus principales motivos que lo orientaron a seguir la carrera, desde pequeño visitaba un pequeño comedor que tenía su abuela en su pueblo natal donde le enseñó a preparar algunos platillos. En realidad todo está relacionado con los sentimientos que me provocan, no es algo que podía dejar pasar por desapercibidos, aseguró Carlos.

Él no ha creado una receta propia (aún) pero si ha reinvencionado muchas veces con sus propios ingredientes, entre los platillos con los que ha experimentado se destaca el pepián,  la comida mexicana y la comida española.

Sin embargo, en su casa no cocina frecuentemente y el motivo  es porque a su mamá también le encanta cocinar a excepción que se presente una ocasión e especial y es donde se da la oportunidad para demostrar sus habilidades y destrezas.

Si tuviera que escoger entre preparar entradas, platos fuertes y postres, escogería los postres ya que representan mayor grado de dificultad que las otras dos opciones, además los postres son más delicados y para mí son un reto, agregó.

En el transcurso de su carrera se dio cuenta que la gastronomía guatemalteca tiene mucho potencial para destacarse en cualquier parte del mundo, por su labor y sus raíces. A la mayor parte de los extranjeros cuando la prueban les gusta, les llama la atención su cocción, la forma y los métodos de cocina que  en barro y leña y los sabores que le proporciona.

Carlos considera esta profesión como un hobbie debido que no se encuentra trabajando de eso, pero cree fielmente que todo el mundo debería hacer todo lo que está en sus manos para trabajar en lo que más le gusta.

Aquí en Guatemala no es tan fácil desenvolverse como chef, según Carlos se necesita “cuello o contactos” para conseguir un puesto como tal y poder crecer profesionalmente y cuesta más ser un chef ejecutivo o un chef de cocina caliente o fría. Para que eso pasará tendría que laborar en el mismo lugar aproximadamente 20 años o que de casualidad alguien reconozca tus talentos.

Además se inspira en el chef británico Gordoy Ramsey, quien es reconocido mundialmente y ha obtenido varios premios; la forma en la que busca la perfección en cada platillo que prepara se puede comparar con la manera que el mismo lo hace.

No obstante, sueña con formar una familia poseer un restaurante donde él mismo pueda ser el chef ejecutivo, es decir su propio jefe. Todos sueñan con eso, concluyó Carlos entre risas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: