Un Hijo del Baby Boom fuera de tiempo

Por Eduardo Olayo
“Es verdaderamente indescriptible, no tiene comparación ni tampoco tiene precio, las emociones son algo que no se ven ni se venden, y muy lejos de ser algo que se siente es algo que se vive.”

¿Desde cuándo juegas al fútbol Sergio?
Las oportunidades para triunfar, o en otras palabras alcanzar un sueño en Guatemala son escasas, sobre todo si se pertenece a El Sótano 1 o en el mejor de los casos o al Primer Piso diría Edelberto Torres, pero ¿Qué es lo que mantiene vivas la ganas de jugar al fútbol a Sergio Martínez? un adolescente de 14 años con una habilidad bastante evidente en la cancha, y que no solo sus compañeros notan sino también todo espectador que se toma un momento para verlo jugar, ya sea en el campo de Nueva Montserrat en la zona 3 de Mixco o donde quiera que juegue.

No lo recuerdo exactamente, pero desde que era muy pequeño mis padres dicen que en la cama agarraba lo que encontrara a mi paso y lo pateaba, pero directamente en una cancha desde los 5 años aproximadamente, en el parque de la colonia donde vivo, mis padres me llevaban a pasear y me divertía mucho.

¿Qué es lo que te motiva para practicar de forma tan laboriosa este deporte?

Me gusta, es lo único que puedo decir, soy de la idea de que es lo más importante para decidir hacer algo, sentir gusto antes que nada, soy verdaderamente feliz cuando me paro en una cancha de futbol, es verdaderamente indescriptible, no tiene comparación ni tampoco tiene precio, las emociones son algo que no se ven ni se venden y muy lejos de ser algo que se siente es algo que se vive.

¿Hasta dónde quieres llegar siendo futbolista o planeas dedicarte a otro oficio profesionalmente cuando seas grande?

Aunque es importante pensar en el futuro no es algo que me quite el sueño, desde pequeño he sabido que cuando sea grande quiero ser futbolista, pero hace poco me di cuenta de que ya lo soy, aunque no juegue en un equipo profesional ya estoy viviendo el sueño, y no me gustaría dedicarme a otra cosa cuando sea grande, me gustaría vivir del fútbol  y para el futbol.

¿Te gustaría ser parte de la selección nacional en un futuro?

Sí, de verdad que sería un orgullo, muchos se atreven a cuestionar la actuación de la selección nacional, pero pocos se atreven a aportar algo con obras, aunque sé que es el sueño de muchos guatemaltecos a mí no solo me gustaría ver a mi selección entonando un Himno Nacional en una copa del mundo, sino ser parte de ese once que se enfrente ante las mejores selecciones del mundo, (se le ve un brillo especial en los ojos, y una enorme sonrisa en los labios).

 

Ser parte de la selección nacional no es cosa fácil ¿Qué harías si no te dieran la oportunidad de hacerlo?

Aunque he dicho que me gustaría mucho ser parte de la selección nacional, no es lo único que quiero lograr en esta vida, desde ya soy feliz jugando al fútbol y trato de disfrutar cada encuentro deportivo, si se da sería fantástico, pero si no, eso no lo sé, mientras tenga un balón de fútbol y salud para jugar soy feliz.

¿Cuentas con el apoyo de tus padres para dedicarte a este oficio?

Sí, aunque muchas veces me han llamado la atención, sobretodo porque me ha ido mal en las clases y me han dicho que sino mejoro no podré seguir asistiendo a los juegos, entonces he tratado de estudiar un poco más, y mis padres mientras les responda bien en las clases no tienen ningún problema en dejar que yo juegue al fútbol.

Siempre que se habla de la cultura Millenial, anquen esta tenga un auge más tangible en Estados Unidos que en América Latina, se coloca la etiqueta de –personas nacidas entre 1980 y 2000 – haciendo referencia a las personas que se criaron entre los conflictos bélicos e inestabilidad económica de la época, pero ojo, para los expertos en clasificación de personas según estilo de vida e ideología no basta con haber nacido entre ese intervalo de tiempo para ser considerado un Millenial, sino además se debe de llenar ciertos requisitos (que cada vez son más) para poder ser encasillado en ese grupo “selecto de personas”, pero uno de los más determinantes es sin duda –dedicarse a algo por gusto antes que por conveniencia u obligación- sí ojo, etiquetas nuevamente.

Sergio Martínez, un adolescente de 13 años, con una madurez verdaderamente interesante para su edad, es un participe de dedicarse a algo por gusto antes que por conveniencia ya que como él mismo manifiesta que practica el futbol porque le gusta y porque según él esa debiera ser la motivación principal para decidir hacer algo.

Sergio Martínez nació un 15 de julio del año 2003, ojo Siglo XXI, (no nació entre 1980 y 2000), pero desde ya por su forma de pensar y por el rumbo que le quiere dar a su vida, se puede observar que será una persona diferente a las absorbidas por el capitalismo y el marxismo del siglo XXI, alguien diría “va a ser un millenial” pero ojo nuevamente, para ser considerado uno, se debió haber nacido entre cierto periodo de tiempo.

El termino ingles Bullying proveniente del vocablo holandés Boel, fue empleado por primera vez en el sentido de acoso escolar por el por el sociólogo noruego Olweos en los años 70´, pero no significa que él haya inventado el Bullying con un vocablo que no eran tan común para esa época, pero que hoy en día podemos decir que se ha convertido en un término generalizado al igual que el problema de acoso escolar.

El siglo XXI con todo y lo de la Nueva Era sigue colocando etiquetas, y en muchos de los casos bastante equivocadas, aunque haya una serie de características para poder ser considerado un “millenial” a ¿Quién interesa ser encasilladlo entre un grupo creciente de personas que como diría la periodista Leslie Kwoh es una generación malcriada que quiere cambiar el mundo?

Así como Olweos no inventó el Bullying al hacer uso por primera vez de la palabra, así tampoco la definición de Millenial refiriéndose a gente, preparada, exigente, malcriada y soñadora etc., son características exclusivas para gente nacida en cierto espacio de tiempo o que vivieron la crisis económica que ha explotado en los últimos años.

Sergio Martínez, una persona con un futuro tan prominente como incierto, con tanto talento como limitaciones en cuanto a oportunidades en una sociedad déspota y nepotista, es una muestra de que en pleno siglo XXI, aún sigue existiendo el afán de luchar por un sueño, sí, aunque las pruebas demuestren que muchas veces es mejor optar por el camino que ofrece más seguridad que felicidad, y que también ofrece entre tener comida caliente en la mesa antes de tener el afán de llegar a un lugar de trabajo esperando deseosamente dedicarse a ese oficio por el que se ha apostado desde muchos años atrás.

Pertenecer a la generación del Baby Boom no es irrelevante, la gente luchadora, soñadora y rebelde siempre ha existido, al igual que el acoso escolar, aunque los nombres para estos términos sean propios de “la Nueva era”, Sergio, es una muestra de que sí se puede soñar, de que aunque en el país de la “Eterna primavera” las cosas no van del todo bien, aún existe cabezas con sueños y con ideales dispuestos a mantener aún viva la esperanza de verse entonando un himno nacional no solo en la copa de mundo sino también siendo parte de ese once que represente a más de 17 millones de sueños, que aunque ese hecho no cambiará ni la economía, ni la corrupción, ni la injusticia o la educación deficiente etc., al menos sirve de referente para apostarle a que aún se vale soñar, a que se vale tener esperanza, aunque se tenga un alto grado de evidentes adversidades en contra y otro algo porcentaje que irá apareciendo en el camino, en Guatemala aún hay gente con esperanza.

 

¿Eres feliz?

Imensamente, Sergio Martínez.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: