LOS TRES REYES VAGOS:

Malhechor, Mal Gastar, Va asaltar.
El Papa San León decretó que eran tres los reyes magos que fueron a adorar al niño Jesús, guiados por una estrella. Melchor, Gaspar y Baltazar y que según la tradición llevaban oro, incienso y mirra. La historia los define no como magos, sino que dice eran hombres sabios.
Cuentan algunos estudiosos que eran de nacimiento noble, educados, ricos, e influyentes. Eran filósofos, los consejeros de la realeza. Se piensa que ellos trataban de entender los manuscritos.
Usted podrá interpretar la historia a su antojo o creencias, pero en esta ocasión no es de ellos que le escribo. Es de los tres reyes vagos que no están de visita en nuestra tierra. Ellos radican en Guatemala. Malhechor, Mal Gastar y Va Asaltar.
Me refiero a esos delincuentes que aparecen en las fechas de fin de año. Personajes que cometen delitos de forma habitual. Del comportamiento de muchos guatemaltecos que malgastan su dinero en estas fechas y de los que se aprovechan para salir a asaltar.
Parece que en estos personajes, el primero como el tercero tienen algo en común, y es el hábito de hacer daño, a sabiendas que hombres y mujeres en el mes de diciembre reciben algún dinerito extra producto de su esfuerzo y trabajo.
Hoy no escribo de filósofos ni de consejeros de la realeza, me refiero a aquellos que se aprovechan de la circunstancias. La tradición no es más que hábitos de gran arraigo y Guatemala no es la excepción, la época navideña no es más que una de las fiestas paganas de los ricos. Y al decir paganas me refiero a que son los ricos los que venden y los pobres los que compran. Dicho en otras palabras los pobres que malgastan para enriquecer más a los iguales.
Es entendible que hemos sido mal enseñados por no decir domesticados. Tenemos la idea que es una obligación el estreno, el sentimiento se apodera de la razón y hace que compremos cosas innecesarias o bien que gastemos en pólvora a morir.
Mientras nos venden la idea de un árbol gigante, nos embriagan con guaro y cerveza. O nos iluminan los ojos con fuegos artificiales para vendernos pollo caro. Las luces de colores, las ofertas que nos endeudan lleve hoy y pague mañana.
Malgastar es el personaje de en medio, pero más que eso es la concupiscencia de dar en diciembre a otros lo que en enero le hará falta a los nuestros. A inicio de año el día de los reyes vagos será una crisis para cubrir los gastos escolares.
Es importante meditar y hacer un alto para no exponernos a todos aquellos que se aprovechan del fruto de nuestro trabajo, o de la venta de nuestra mano de obra mal pagada como para que se malgaste el dinerito extra si es que podemos llamarle así.
Centros comerciales con árboles de plástico y adornos que persuaden los bolsillos, aglomeraciones de gente viendo a los artistas plateados como estatuas que inquietan la sexta avenida, un parque central con pista de hielo, municipalidad que encubre sus penas, con juegos distractores que entretienen a los niños. Fotógrafos que se ganan la vida sacando impresiones con santa, morenas tejiendo trenzas y otros tatuando lo que no entienden. Acosos con sabor a robo, petardos que se confunden con los sonidos de balas que dejan guatemaltecos muertos y heridos.
Malhechor, Malgastar y Va Asaltar en su máxima expresión entristecen las fechas de frío
Tiendas de piñatas de alambre y papeles de colores preparan diablos para el siete, hay que seguir quemando el dinero, y diablos que queman la cohetería que es una tradición, todos los años, en una sociedad envuelta de sincretismo religioso y saturada de supersticiones.
Las tortugas cantan después de muertas en las posadas, y la gente canta viva la llegada de los niños de madera, para vestirlos con un vestido de mujer el fin de año, mientras el ponche les calma el frio. Aserrín de colores, casas de cartón, y pastores de barro, para adornar árboles y nacimientos.
Fiestas que van y vienen todos los años es lo mismo, tamales, pavos y piernas de coches, adornan las mesas de los hogares, ricos y pobres compiten sinigual. Redes sociales en espera de publicaciones, en la época de los pulgares navideños sin que falten las uvas y manzanas verdes o de otro color.
La vida sigue igual, unos malhechores, unos van a asaltar y otros a malgastar, los reyes vagos están listos para aprovechar, es momento de meditar, usar la razón y no querer pensar con el corazón. Seguro que pocos lo entenderán. No malgastes tu dinero en esta navidad.
Id y aprendamos de todos.

Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: