Aguinaldo y sensatez

Han pasado 53 años desde que en aquél lejano 1964, se creara el aguinaldo por el expresidente de la nación, Alfredo Enrique Peralta Azurdia. Inicialmente, el treceavo pago fue establecido para los servidores públicos y con el transcurrir del tiempo, se convirtió en un beneficio para todos los empleados.

El aguinaldo es una fuente de alivio; ayuda a saldar deudas y a realizar compras navideñas, incluso quienes son padres, utilizan ese dinero para el pago de la colegiatura de sus hijos u otras obligaciones que implican gastos. Sin embargo, ese beneficio que la ley otorga, dista de ser suficiente para las familias guatemaltecas.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), para septiembre de este año la canasta básica aumentó a Q4 mil 211 con 37 centavos, precio que en el 2016 estaba a Q3 mil 958 con 80 centavos, lo que da una diferencia de Q252. ¡Y el salario mínimo es de Q2 mil 643! ¿Qué se puede hacer con esa cantidad tan limitada? Malabares, eso seguro.

Pero también existe otro problema que se desencadena no del bajo salario, sino de la mala administración del sueldo mensual y en este caso del aguinaldo, el cual es el tema en esta columna.

Si se analiza el funcionamiento de la circulación del dinero, veremos que la mayor parte del efectivo que obtenemos mediante nuestro esfuerzo, regresa a las manos de quienes ejercen el poder económico en el país, es decir los empresarios y comerciantes, por ejemplo. ¿Pero, cómo?

Parte de una estrategia comercial, es alimentar el ego de la gente y esto lo logran a través de campañas publicitarias que incitan al consumismo. Es a finales de noviembre con el Black Friday y todo diciembre que los comercios aprovechan para ofrecer descuentos y facilidades para así alimentar la compra compulsiva en los posibles clientes.

El problema radica en que lejos de ahorrar parte su pago para empezar el año con cierta estabilidad económica, los empleados deciden aprovechar la oportunidad de las ofertas malgastando su salario en cosas banales y de las que seguramente se arrepentirán.

Es por eso que acudo a su sentido de responsabilidad y sensatez, para hacerle conciencia de la forma en que gasta su dinero. Sé que en Guatemala padecemos penas por los sueldos bajos, pero también es cierto que no es lo que usted gane, sino cómo decide invertirlo.

La fecha para recibir el aguinaldo se aproxima. Gaste de acuerdo con sus necesidades, no caprichos. Asimismo, evite el uso de tarjetas de débito o crédito, porque según un estudio publicado en The New York Times, cuando se paga con estos objetos se tiene la sensación de no haber gastado dinero real, lo que provoca adquisiciones por impulso.

Piense con sabiduría, compre lo necesario y si le alcanza, cúmplase un deseo, pero AHORRE; recuerde que las emergencias están a la vuelta de la esquina.

Cintillo opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: