Deudas en Oferta

Calles abarrotadas, aceras atiborradas y que decir de los centros comerciales; personas por doquier gastando enloquecidamente cientos de quetzales en enseres superficiales e innecesarios, en conclusión, caos total a causa del consumismo que nos invade.

Black Friday, black weekend, viernes negro; como se desee llamar, es una actividad importada de nuestro país vecino, amo del consumismo, el Tío Sam, el señor del pijama de rayas y estrellas, el padre del rock and roll, si Estados Unidos ha hecho que esta tradición, sobrepase fronteras y se empiece a enraizar en países aledaños.

En estos días denominados “negros”, los centros comerciales con la ayuda de una campaña publicitaria masiva, informan a la población que poseen descuentos elevados en la mayoría de los artículos que ofrecen, causando gran demanda.

A pesar de que un alto número de guatemaltecos se queja de la economía, van cargando televisores del doble del tamaño de uno “común” y llenando bolsas con brichos brillantes, piñas de pino y luces que solo se utilizan una vez al año. Aunque los 12 meses siguientes pasen pagando altas sumas de dinero, con las enormes refrigeradoras vacías como consuelo.

Aunque se vocifere en toda la metrópoli y departamentos cercanos que el Black Friday  llegó, la mayoría de personas no conoce su origen, pero la falta de cultura hace que simplemente se caiga en una ciega replica de costumbres extranjeras.

Del origen de esta peculiar actividad se tienen varias teorías, una de ellas es que en Estados Unidos vendían a los esclavos a menor precio y compraban nuevos para las fiestas de navidad. En la siguiente se cree que los empresarios daban día libre después de la celebración de acción de gracias, que se realiza el último jueves de noviembre y a causa de esto los almacenes se llenaban dándoles ganancias en las ventas.

Lo cierto es que miles de guatemaltecos dan la mitad del aguinaldo que algunos ya recibieron a manos de empresarios, quienes cada día llenan y llenan sus bolsillos, dejándose llevar por la fiebre de los descuentos, por la popularidad de tradiciones “gringas” cayendo en el consumismo y adquiriendo deudas en oferta.

Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: