Los gajes del oficio

“El periodismo es el mejor oficio del mundo”, con esas palabras expresó Gabriel García Márquez su opinión sobre el periodismo y sin duda lo es, una gama amplia, un ejercer dinámico; es una de las profesiones más emblemáticas. Sin embargo, es un poco menospreciada, y no se ha desarrollado del todo bien en Guatemala.

El periodismo seguirá evolucionando conforme a la tecnología y nuevas técnicas para tratar la información y no todos los medios se adaptan a los cambios, están apegados, sobre todo, a sus necesidades e intereses como empresas, más que a su función como formadores de opinión pública. Se pueden contar con los dedos los medios independientes que han logrado ejercer verdaderamente el periodismo, su función básica de proveer información relevante y fácil de entender a las masas.

Aunque no solo los medios tienen deficiencias, también el gremio de periodistas. Para tener más impacto en la sociedad, debería existir una unión, en el sentido de buscar nuevas formas de contar historias, de emitir hechos. Es decir, contar con un equipo de respaldo para verificar datos, con expertos dependiendo de la temática. Obviamente esta propuesta no aplicaría para información que requiere ser difundida con inmediatez, pero sí para realizar investigaciones o trabajos periodísticos extensos y de mucha relevancia.

Un docente mío dijo una vez que los periodistas tenían un par de características en común: ser vanidosos y egocéntricos, que persevera el “yo soy o tengo que ser el mejor”, quizás no todos, pero sí la mayoría y es una de las razones por las que no hay unión en esa situación y en muchas otras, entre otras actitudes enraizadas en la cultura. Y por supuesto, también influye el presupuesto económico.

De hecho, el reportero polaco Ryszard Kapuscinski en su libro “Los cínicos no sirven para este oficio”, explica que una de las cualidades que se debe tener para ser periodista es ser una buena persona, porque solo de esa forma se puede comprender a los demás, pensar en “los otros” porque para ellos es la información que proporcionamos.

Entonces no figura entre las características ser egocéntrico y vanidoso. Porque sin la ayuda de los demás, no podríamos realizar un trabajo periodístico. “Todo buen reportaje es un trabajo colectivo, y sin un espíritu de colectividad, de cooperación, de buena voluntad, de comprensión recíproca, escribir es imposible” (Kapuscinski, 1999).

El periodismo no es solo comunicar, los datos que se transmiten influyen en el pensamiento de cada individuo. Es un poder persuasivo enorme, y por el momento solo queda adaptarnos a los cambios que surjan y luchar por innovar la metodología para transmitir lo más cercano a la verdad a todos. Romper los límites, y difundir una cultura que genere cambio, que ayude a la gente a pensar a progresar y así poder cambiar el rumbo de este país, al menos para tomar buenas decisiones. Porque eso nos corresponde a los comunicadores.

Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: