El mejor del Tercer Mundo

Cuando hablamos de Guatemala, regularmente mencionamos las ruinas de Peten porque son maravillosas, de los Mayas por su gran civilización y la invención del cero, de la población, de sus lagos, de sus volcanes y en general de sus maravillas naturales.

Las personas del interior quieren ir a la capital a conocer esos maravillosos centros comerciales que abarrotan la capital, el “famoso Transmetro” y los increíbles edificios de la zona comercial como lo son las zonas 9, 10, 13 y 14, entre otras.

Con estos centros comerciales sentimos que somos un país que lo tiene todo, no cabemos cuando vamos de “Shopping” al “Mall” a gastar nuestros “exorbitantes” salarios en tiendas de “diseñador” y a los restaurantes en los cuales un menú para una persona cuesta el pago de un día de trabajo.

Aunque el turismo sea bajo, estamos orgullosos de los que somos, la mayoría de los turistas vienen a conocer nuestro desorden, nuestras malas costumbres, ellos en sus países de primer mundo, no miran tanta basura en la calle y por eso somos un atractivo turístico.

A pesar de que somos un país y población pequeña, tenemos demasiados problemas, el atraso es inmenso, en la región si nos comparamos con nuestros vecinos, Honduras y El Salvador, podemos darnos cuenta de la realidad. Somos parte y me permito decirlo de esta manera, el abanderado del Tercer Mundo o como dicen “ellos”, un país en vías de desarrollo para que se escuche más bonito.

El calificativo de tercermundista es porque carecemos de lo esencial en salud, infraestructura, educación, trabajo, desarrollo y en todo. Aunque la comunidad internacional tenga programas permanentes de ayuda económica y humanitaria, no hay avance, el gasto de la beneficencia es en su mayor parte para funcionamiento o simplemente los proyectos no se ejecutan.

Si observamos con cuidado podremos darnos cuenta él por qué estamos tan atrasados, nos dicen la nación de “los cangrejos”, esto es porque al que va superándose, rápidamente le ponemos trabas para que no continúe su ascenso, la envidia y el egoísmo es una de las características del guatemalteco.

Un claro ejemplo es lo que pasa en la lucha contra la corrupción, están desarticulando mafias en el Estado y “la ignorancia” se indigna y corre en su auxilio con actitud xenófoba y “nacionalista”, que según los defensores de la patria, el pueblo es el que tiene que decidir qué hacer y no los extranjeros.

Pero en este bello país, el desorden es fiesta, todo ya se inventó, con tercero básico ya tengo trabajo, cuando voy al “Mall” de compras me siento como en París, la Tricentenaria es la mejor del mundo y me enorgullece no ser tan pobre como el vecino, me conformo con ser el tuerto en el país de los ciegos.

cintillo-de-opinic3b3n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: