El reggaetón un ritmo asqueroso, vulgar y barato.

 

El reggaetón es un ritmo bailable que tiene sus raíces en la música de América Latina y el Caribe. Su sonido se deriva del reggae jamaicano influenciado por el hip hop; este nace del intercambio cultural y musical entre Panamá y Puerto Rico a partir de los años noventa.

Hoy este ritmo barato se baila en: Colombia, Guatemala, Panamá, Puerto Rico, Venezuela, Nicaragua, México, y en casi todo el mundo. Es muy, pero muy difícil caminar por la calle, o acudir a una fiesta sin que nos escapemos de esos ruidos; y si encendemos la radio, casi seguro que más de alguna emisora estará sonando  un reguetonero.

Lamentablemente al reggaetón muchos le llaman música, pero es un género que carece de contenido melódico; además, muchos interpretes en vez de cantar, balbucean y muestran su misoginia en el escenario desvalorizando a la mujer con lenguaje obsceno y con movimientos corporales que invitan a tener sexo y fomentando el libertinaje.

Cuidar la imagen para muchos reguetoneros, es lo de menos, y esto lo sabe muy bien el puertorriqueño Juan Carlos Rosado, más conocido en ese mundo vulgar como Ozuna; el negrito de los ojos claros, como le llaman un montón de mujeres que sueñan y se mueren por él, y claro, nunca faltará algún gay, que se ponga a fantasear con el reguetonero.

Con los pantalones casi hasta abajo, que le permiten enseñar parte de las nalgas, sin camisa y luciendo sus tatuajes, este puertorriqueño se ganó los gritos y los aplausos en un concierto, grabado en el Luna Park en Buenos Aires Argentina; esto, usted lo puede comprobar al visitar la red social, YOU TUBE.

Muchos críticos del ambiente musical, aseguran que es un ritmo de moda y que pasará a la historia; pero parece ser que no es tanto así; porque aunque no sonaba tanto como hoy, este género viene tronando desde principios desde principios del año 2000, y gracias a esa industria barata de música, han hecho fama o fortuna reguetoneros como: Maluma, J. Balvin, Luis Fonsi, Daddy Yanke, Wisin y Yandel, por mencionar algunos.

En países sin cultura musical y con muy poca educación, como Guatemala, este ritmo se ha metido como un cáncer que se niega a desaparecer. Hoy, en las discotecas se baila reguetón, en las bodas y 15 años también, vas por la calle y ese “ritmito” aburridor y corriente está sonando en el equipo de sonido en algún hogar o negocio.

Las radiodifusoras de este país también son culpables, de esa alienación musical a nuestra gente, y Radiodifusión Nacional es incapaz de luchar contra esas grandes empresas  radiodifusoras,  y así poder prohibirles que programen en sus emisoras música vulgar como el reggaetón. Para nadie es un secreto que en Guatemala hay buenos grupos musicales; como por ejemplo: la orquesta salsera Máxima de Amatitlán, el grupo La Tripulación y Orquesta La Reunión; dichas agrupaciones tienen un nivel musical de altura; pero los dueños de las radios prefieren sonar lo que viene de afuera, solo porque está de moda, aunque de calidad musical no tenga nada.

Hasta radioemisoras de calidad como Tropicálida 104.9 FM, que se ha caracterizado por ser una emisora de buen merengue y salsa, hoy ha reducido sus espacios de buena música tropical para darle espacio a los artistas reguetoneros; ojalá el programador esté consciente que esos cambios le podrían hacer perder audiencia.

Si necesitas reggaetón dale, sígueme bailando “mami” no pares, acércate a mí pantalón dale; vamos a pegarnos como animales. Así dice una de las canciones del reguetonero colombiano J. Balvin.

Razón tiene el trovador cubano Pablo Milanés al afirmar: “el reggaetón es asqueroso, sin valor musical, poético, ni orquestal; nunca en la historia, la música popular había tenido una crisis tan profunda como ahora.

Un género musical que invita al trasnoche, al sexo sin responsabilidad, al consumo de alcohol y las drogas; un ritmo que ve a la mujer como un objeto sexual, se ha metido hasta el tuétano y es la “música” de moda, que ganó terreno. En estos tiempos, el reggaetón no solo se escucha en los barrios marginales, sino también ha llegado a la universidad. No cabe duda que el reggaetón está metido por todos lados.

Hace unos días se armó una buena rumba frente al edificio M2 de la USAC, los sancarlistas celebraron el cierre de pénsum de la carrera, en Ciencias de la Comunicación; hubo quema de juegos pirotécnicos, un grupo de rock de alto nivel musical y el reggaetón lo sonó una discoteca móvil; fue una fiesta que duró hasta la medianoche y muchos quizá hasta amanecieron.

Por ahora que viva el merengue, la cumbia, el bolero y la salsa; o sea la buena música. Dios no quiera, que el rey del reggae, el jamaicano Bob Marley resucite; porque volvería a morir al darse cuenta, que de esa mezcla entre reggae y el hip hop, nació uno de los géneros musicales, más asquerosos en la historia de la música.cintillo-de-opinic3b3n

  1. Cuantos generos musicales no habran pasado por la critica severa como la que usted ha expresado. Porque me imagino cuando comenzo el bolero seria igual de escandaloso.’

    Mi opinion que la musica es un simple reflejo del estado de nuestra sociedad. La musica es una el escritor de la cancion es lo quien expresa lo que generacionalmente se desea escuchar.

    Tal vez escuchemos en varios años algo peor que el regueton sera muy relacionado al estado de nuestra sociedad.

    Hagamos una radiografia de nuestra sociedad y veremos que esta igualita que nuestro regueton actual. Y vivita y coleando.

    Muchas gracias,

    nita

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: