Diciembre, época de paz y de ladrones navideños

Como si se tratara del fin del mundo, en el último mes del año, todos corren a comprar y muchos a vender. Incluso, aparecen los ladrones navideños

En el mes número 12 del año, en Guatemala se celebra el nacimiento del niño Jesús.  Tradición y celebración, que reúne a las familias chapinas,  bajo el pretexto de conmemorar un acontecimiento importante para todo el mundo cristiano. Ésta costumbre guatemalteca, es conocida culturalmente como una época de paz y una época de amor.

Sin embargo, las familias, principalmente los jóvenes, caen en la trampa de lo vanal y de lo sin sentido.  Son esos abusos  materiales y excesos de bebidas alcohólicas, los que se apoderan de jóvenes, hombres y mujeres, en fiestas previas conocidas como convivios navideños.  Lo anterior no seria tan grave, si se tuviera claro, el mínimo sentido real de la navidad, la paz y el amor.

Centros de trabajo, estudio y clubes, se aprestan a organizar el convivio navideño, pasando adelante, las comidas, los regalos y la cerveza.  Asimismo, la música, la locura y el despilfarro.  Afuera sin poder entrar, la armonía, la tranquilidad, el amor y la paz.  Nada los contiene y nadie se detiene.  

“La publicidad engañosa y el insaciable amor por el dinero, despierta a los mercaderes navideños, esos que desde octubre y noviembre, mutilan la cultura guatemalteca con la imposición de celebraciones extranjeras.  Son los centros comerciales de alta categoría, los que imponen la celebración y el consumo”.  

En medio de tanta felicidad, música y locura, urgen los regalos. Los presentes, las compras y los estrenos.  Aquí surgen los ladrones navideños, esos que se robaron el verdadero sentido de la navidad, de la paz y del amor que debe crecer en las familias y jóvenes guatemaltecos.

La publicidad engañosa y el insaciable amor por el dinero, despierta a los mercaderes navideños, esos que desde octubre y noviembre, mutilan la cultura guatemalteca con la imposición de celebraciones extranjeras.  Son los centros comerciales de alta categoría, los que imponen la celebración y el consumo.  

Los grandes centros comerciales,  anuncian la navidad desde el mes de octubre, no para acelerar el nacimiento del niño Jesús, sino para apoderarse de los ahorros, el aguinaldo y la euforia de consumo de los jóvenes y adultos, consumo que ellos mismos  han impuesto con sus anuncios inhumanos, llenos de fantasía y con una fuerte carga de publicidad engañosa.

No se trata de renunciar a la navidad, ni de negar el nacimiento del niño Jesús.  Se trata de entender la navidad con su verdadero sentido, el sentido del nacimiento del niño Dios, convertido en amor, solidaridad y paz.  Tampoco se trata de evitar el brindis, sino de brindar por la vida y la unidad.  Salud por una navidad tranquila, sin excesos, sin euforia de consumo y sin ladrones navideños.

cintillo-de-opinic3b3n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: