Poca inclusión laboral en el país para personas con síndrome de Down

Un cromosoma extra puede crear un camino más difícil.

En Guatemala, la carencia de oportunidades laborales es un tema que impacta a miles de ciudadanos, sin embargo, para algunos, un cromosoma más puede hacerlo aún más difícil. Las empresas no ven viable la contratación de personas con Síndrome de Down, por la falta de comprensión y conocimiento del tema, esto se ha convertido en un obstáculo en la superación económica de los mencionados y sus familias.

Aunque la aceptación de estas personas y la inclusión laboral, va en aumento, aún hay deficiencias en la información acerca de este síndrome. Esto ha causado que los guatemaltecos tengan poco tacto para tratar a las personas con esta condición de vida, lo que las lleva a formarse prejuicios y consecuentemente discriminación e intolerancia.

Una compañía transnacional de hamburguesas, se ha caracterizado entre otras cosas, por la contratación de colaboradores con capacidades diferentes, pese a ser un gran beneficio para los jóvenes y familiares, existen roces por parte de algunos compañeros que se mofan de dicha condición.

“Yo estoy enfermo, por eso un compañero se burla de mí, me dice que soy un retrasado mental y aunque yo le doy la queja a mi jefe, no me cree porque soy de los especiales”, agregó Hugo Maldonado, quien padece del síndrome y lleva 14 años trabajando para el gigante de las hamburguesas.

El reto que tiene la sociedad guatemalteca, es informarse y no juzgar, ya que el tema es tratado con poca seriedad y no es hasta que llega un niño con esta condición, que las personas toman consciencia de la importancia de incluir a este segmento de la población al ámbito laboral, buscando el desarrollo integral de las personas con el síndrome que, dicho sea de paso, es uno de los deberes del Estado de Guatemala para todos sus habitantes. 

Temor al mal desempeño laboral

Contratar personas con trisomía 21, como se le conoce también al síndrome, es el riesgo que muchas empresas no quieren asumir, ya que existe la inseguridad de que no puedan desempeñarse adecuadamente en un puesto de trabajo. Es por ello que existen instituciones tales como, la fundación Margarita Tejada, que se especializa en impartir talleres de inclusión laboral, así como la enseñanza de diferentes oficios, con el fin de incorporaras a la vida productiva del país.

Según Gisela Dardón, coordinadora del programa de Psicología y Comunicación, de la fundación en mención, se asesora a las familias que tienen algún miembro que padezca del síndrome. “Depende de la edad son divididos en dos grupos, los cuales son: Inclusión Laboral y Vida Independiente con Apoyo. Los primeros son los niños que se valen por sí solos y son los que trabajan vinculados con la fundación, ellos van a trabajar y se les da una cuota por parte de la empresa. Los segundos son los que trabajan en los talleres que se encuentran en la fundación, esto lo realizan una vez a la semana en el área de panadería, sea lunes o martes haciendo champurradas o pan de manteca” indicó Dardón.

La fundación recibe solicitudes por parte de empresas que están interesadas en dar oportunidad a personas con este tipo de discapacidad, ya sean privadas o del gobierno. Sin embargo, los puestos de trabajo no existen, deben ser creados según las necesidades de cada empresa.  

La coordinadora de inclusión laboral de la fundación en mención, Miriam Acajabón, es quien se encarga de capacitarlos, así como de velar que el salario que reciban los jóvenes sea igual a los demás empleados. “Están contratados formalmente más o menos veinte jóvenes, se encuentran haciendo pasantía laboral, que es como una práctica que ellos hacen en diferentes empresas y eso nos permite ver las destrezas y habilidades laborales que han adquirido”, enfatizó.

“No todas las personas con síndrome de Down podrán estar incluidas, pero las que sí, son aquellas que cuentan con destrezas sociales, emocionales y habilidad de comunicación, que les permite interactuar con otras personas, así como lograr cierto grado de independencia. Quienes no logren incluirse laboralmente dentro de una empresa podrán participar en los talleres protegidos de la fundación donde pueden desarrollar actividades en el área de conservas, panadería y multiservicios”, agregó la profesional.

Oportunidades para todos     

Una de las empresas que confía en las capacidades de estas personas, es Café Consciente, que se encuentra ubicado en zona 14 capitalina. Es uno de los pocos establecimientos comprometidos con la inclusión laboral.

La compañía inició operaciones en diciembre del 2016, inspirada en un sobrino del propietario y gerente, Jorge Massinet. “En mi familia tenemos un sobrino con Síndrome de Down, y al ver que muchas familias pasaban por lo mismo, nos pusimos a pensar en que harían estos jóvenes cuando su familia ya no estuviera. Para estas personas es muy difícil, ya que en Guatemala hay cierta discriminación” comentó el empresario.

1Foto: Anderson Esteban

“Nosotros decidimos romper ese ciclo y darles independencia, que es lo que la mayoría busca. A través de Margarita Tejada hemos conocido a muchas personas con la misma capacidad y les hemos dado trabajo, ellos vienen a dejar su Hoja de Vida a la oficina. En la actualidad tenemos 10 personas trabajando con nosotros”, expresó el propietario.

Pese a los temores de rechazo y poca aceptación que tenían antes de iniciar la compañía, Massinet puede asegurar que el resultado es más de lo que esperaba, la aceptación de los clientes es mayor a lo que se imaginó, ya que a los visitantes les agrada la amabilidad y entusiasmo de los trabajadores.

Asimismo, los colaboradores de Café Consciente se sienten satisfechos por el trabajo que realizan y el apoyo que reciben. “Me siento contento y feliz por atender a la gente, me gusta sentir la felicidad de cada quien y los atiendo; son amables y buenas personas”, indicó José María Palacios, trabajador del café, y quien fuera de labores practica karate y sueña en poner su propio restaurante algún día.

Una de las peculiaridades del establecimiento es el apoyo que se le da a cada trabajador para lograr sus sueños y propósitos; según Jorge Massinet, más que trabajar para el café se les ayuda a salir adelante.

Por: Vivian Molina, Jorge Herrera, Anderson Esteban, Geber Arana, Marlon Batres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: