Las muertes en motocicleta, el pan nuestro de cada día.

maco esu

La principal causa de muerte en “moto” en ciudad de Guatemala, es la velocidad; no es casualidad entonces, que en las dos estaciones de Policía Nacional Civil ubicadas en el Periférico, hayan cientos de “motos” despedazadas y hasta partidas en dos, principalmente de empresas repartidoras de comida rápida. La velocidad máxima en el Periférico es de 70 kilómetros por hora; pero conducir a esa velocidad o por arriba de esta es tener un pie en el hospital o en el camposanto.

Para nadie es un secreto que somos un país sin cultura vial, es por eso que los accidentes en motocicleta se han incrementado. Tristemente muchos jóvenes mueren a diario, no solo en la capital, sino en todo el territorio nacional, ya que el casco, o lo llevan colgado en el codo, o amarrado a la parrilla del vehículo de dos ruedas. Manejar en estado de ebriedad y no rodar a una velocidad prudente de 40 kilómetros por hora, también es causa de accidentes y muertes.

Las estadísticas son alarmantes en Guatemala, ya que mueren tres personas cada dos días, aunque en muchos casos los motoristas son los imprudentes, en otras ocasiones automovilistas son los culpables, al atropellar motoristas.

Los voceros de las policías de tránsito, día a día, a través de la Radio, Prensa y Redes Sociales hacen el llamado para conducir con responsabilidad; pero persuaden poco, ya que la irresponsabilidad de muchos conductores en motocicleta; también es por falta de educación, cultura y valores; urgente es entonces, que desde que el niño entra a la escuela, en el programa de estudio haya un curso de responsabilidad vial.

Hoy las motocicletas han invadido la jungla de concreto, el pésimo servicio en los buses urbanos, los asaltos en las camionetas y evitar los congestionamientos, que cada día complican más la circulación; son motivos suficientes para que las “motos” hayan ganado terreno.

Pero también es necesario mencionar, que el incremento de dichos vehículos en nuestro territorio se disparó con la llegada del ensamblaje de “motos” a nuestro país y las facilidades de crédito, que dan los bancos del sistema y las distribuidoras para adquirir una motocicleta.

Hoy, hay distintas marcas en el mercado guatemalteco; pero en los años ochenta las pocas “motos” que circulaban en nuestras carreteras eran marcas como: Suzuki, Yamaha, Kawasaki y Honda; además las empresas de crédito no se preocupaban por endeudar a los guatemaltecos, hoy que vivimos en tiempos de consumismo; sí lo hacen, y el resultado muchas veces es gente embargada y empresas de cobranza haciendo fiesta.

La muerte anda en motocicleta y se está llevando al más allá a gente inocente, ignorante e inconsciente, que cree que la “moto” es un juguete. Las autoridades ya no deben permitir que las personas viaje sin casco, tampoco deben aceptar que niños se transporten en los vehículos de dos ruedas. Además, las autoridades de tránsito tienen que utilizar velocímetros y así controlar que los conductores no excedan los límites de velocidad establecidos en el Reglamento de Tránsito, el utilizar estos dispositivos electrónicos es bueno, para hacer consciencia de lo peligroso que es exceder la velocidad autorizada.

Es momento de ser conscientes motoristas, para que nunca te falte el casco, las llantas y el sistema de frenos debe de estar al cien por ciento, nunca hay que desobedecer el rojo del semáforo; en las intersecciones muchas veces también, la señal horizontal Alto te concede la vía; pero hay que tener mucho cuidado, porque alguien no podría parar y las consecuencias casi siempre son fatales.

Además cuando estés varado antes del paso de cebra, esperando que el semáforo marque verde, es prudente esperar 3 segundos de tiempo, para luego avanzar, el arrancar inmediatamente ha provocado accidentes mortales en muchas ocasiones, cuando por la velocidad  o  por ir distraídos muchos automovilistas ya no pueden frenar y se pasan un semáforo en rojo;  también nunca debe de faltar el chaleco reflectivo en tu espalda, así los demás conductores tendrán una distancia de 150 metros para reaccionar a la hora de cualquier emergencia.

Las motocicletas son los mejor para economizar tiempo, dinero y disfrutar la libertad que produce rodar; pero ni a todos les gustan, ni son para todo el mundo. Para sobrevivir en “moto” es importantísimo también un buen manejo de emociones, y es por eso, que esa mala inteligencia emocional de mucho motorista guatemalteco, satura las emergencias en los hospitales nacionales; algunos mueren, otros salen de allí pero en muletas o silla de ruedas, y muchos desafortunados en casos lamentables, han dejado los pelos y la masa encefálica regada en el asfalto y les ha tocado, tocarle la puerta a San Pedro.

cintillo-de-opinic3b3n

 

  1. Peligrosa la moto, buena opinión de un motorista experimentado. Bien Maco.

    Me gusta

    Responder

  2. Gracias. Así es, soy motorista experimentado, espero esta columna haga reflexionar a los compañeros motoristas y así sean prudentes.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: