Por qué todo es como es y qué puede cambiar

Los problemas sociales que existen en Guatemala, así como las soluciones no caerán del cielo. Como sociedad conformamos un sistema en la que el todo depende y a la vez configura a las partes. Lo anterior denota que Guatemala tiene un orden establecido (en la cual nosotros nos encontramos inmersos). ¿Cuál es ese orden?, ¿cuál es nuestro papel en este sistema?, ¿funciona y beneficia a todos?; son preguntas que no serán respondidas solamente en este espacio de opinión, pero es un inicio para plantear opiniones y perspectivas como una práctica reflexiva ante lo que socialmente vivimos en la actualidad.

Este sistema puede ser catalogado desde la diversidad de opiniones como “bueno”, “funcional”, pero estoy seguro de que la tendencia (de la opinión pública) es que es “injusto, opresivo y disfuncional”. En esta idea de sistema la sociedad se debe de considerar como una totalidad y en este sentido lo que pase en una de las partes tendrá consecuencia en las demás partes y el todo.

De esa cuenta un organismo de justicia débil, un Congreso de la República legislando para intereses de los diputados y grupos afines, un Organismo Ejecutivo y administración pública deficiente y sin intenciones de incidir con soluciones en los problemas estructurales, da como resultado un orden para Guatemala en la que la violencia, desempleo, falta de educación, pobreza, problemas de salud, y el sinfín de males parezca ser interminable.

Lo que mejor tendría que estar, son estas instituciones para garantizarnos un bienestar, empero, por el contrario, hablar de administración pública es sinónimo de procedimientos tardíos, deficiencia, falta de transparencia y demás. Por el lado de la propiedad privada, el asunto no es tan diferente, y el paraguas de “privado” no debe de ser sinónimo de opresión, sumisión y miedo ante la coyuntura adoleciente que emana de las otras partes del sistema.

La primera condición para este sistema social es que estemos organizados y mantenemos un orden (me refiero a que cumplimos un rol social), nos regimos por leyes, un gobierno central para la administración pública de los impuestos que pagamos, propiedad privada, valores y normas sociales, aspectos políticos, económicos y culturales por lo que estamos expuestos incluso, a que lo que llamamos “libertad” quede condicionado al sistema establecido.

¿En qué condiciones nos visualizamos en el futuro?, pues como sociedad debemos de cumplir la adaptación a lo que la realidad nos plantea, la integración, logros de objetivos (colectivos e individuales) y la revisión del sistema axiológico (valores) que rige nuestro comportamiento en el rol o los roles sociales que desempeñemos.

Nosotros no somos ajenos a esta estructura, estamos inmersos en ella, y podemos hacer algo que modifique la trayectoria para este sistema (especialmente en aspectos de gobierno) Nuestros roles sociales, conllevan personalidad, cultura, funciones sociales, identidad y la suma de todos ellos terminan en reconfigurar el orden social para Guatemala.

Por ejemplo, el rol que predominaba (lo digo con mucho optimismo en el sentido que las cosas sean distintas en los gobiernos venideros) en los grupos de poder era intentar colocar presidentes para la República de Guatemala, que no son más que aliados y piezas claves para el logro de objetivos puramente personales y económicos; el paso de los presidentes desde 1996 a la fecha es una pequeña muestra de ello (ningún avance significativo, ni estructural).

Las elecciones generales en Guatemala se acercan, y debemos confirmar que, dentro de este sistema u orden social, nosotros podemos incidir, con conciencia social, con responsabilidad, compromiso, con libertad y autonomía. No se debe de asumir una postura de indiferencia, de apatía ante la realidad nacional. El discurso demagógico de los presidenciables inició a desmoronarse y no los volverá a colocar en el “poder”, es la impresión que tengo. ¿Usted qué opina?

En esta coyuntura todas y todos mantenemos diversos roles sociales que adoptamos dependiendo la situación o contexto, por ejemplo, el padre de familia, los hijos, estudiantes, profesores, empresarios, empleados públicos, líderes de comunidades, medios de comunicación, etcétera. ¿Cómo contribuye usted desde el o los roles sociales que desempeña para modificar el orden o sistema social? Pues todo lo que decimos y hacemos alimenta y contribuye al orden social; pero en aras del beneficio y bienestar de todas y todos, conviene reflexionar sobre el tema, en el entendido que está en nosotros no solo sugerir o visualizar una ruta sino caminar en ella hacia una Guatemala diferente, distinta.

Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: