La imagen publicitaria como juicio preceptual

No es nada nuevo plantear que la publicidad se manifiesta en cualquier espacio de la vida cotidiana; donde volteamos la mirada, allí está. Siempre presente. En los empaques de comida, en los zapatos, en la ropa… en otras palabras, somos portadores de esta, pero su punto máximo de  manifestación es la calle. Sí, ese exterior cual víctima de la contaminación visual que incluye la combinación de imágenes y texto. Hagamos semiosis de estas primeras líneas y reflexionemos por un momento.

Existe una lógica subyacente en los procesos simbólicos, los cuales nutren el tratamiento de la información de los medios de comunicación masiva en la actualidad, de esta forma construyen pero también utilizan en el ámbito publicitario, representaciones visuales que se encuentran integradas a las conductas sociales. Como se sabe, una imagen es un conjunto de signos distribuidos en cualquier sitio. Estos a su vez, se determinan sobre la base de una selección, mediante juicios preceptúales visuales, los cuales se estructuran por los elementos bases conocidos, desde los estudios Saussureanos de la lengua como: significante y significado.

La semiología enfocada al estudio de la imagen (signo icónico), permite esclarecer un conjunto de cuestiones sobre las cuales, vale la pena reparar que una de las razones es la capacidad persuasiva publicitaria, dado que la imagen como concepto práctico es heterogénea, y esto porque designa simultáneamente una categoría teórica, asimismo, un sistema de expresión (las figuras, la pintura, el cine, los graffitis, entre otros); un sistema de contenido (la substancia significativa visual), además, un problema de producción (la perspectiva y el punto de vista), y por último la interpretación. En realidad, el mundo del signo icónico se puede prestar para diversas reflexiones.

Una de estas es reconocer que las nuevas generaciones ciberculturales, motivadas por lo que ven, han preferido comunicarse mediante el recurso icónico, para facilitar o complementar lo verbal. Las agencias de publicidad se valen de esto diariamente, porque saben que alcanzan mayor aceptación en la esfera de la comunicación, como resultado, mayores ganancias. Sin embargo, no es necesario ser partícipe de cada elemento que apele a nuestras emociones. Hay que saber considerar y filtrar lo que realmente se necesita para vivir. Es importante, además conceder el aspecto dinámico y estático de las representaciones visuales de los signos utilizados para beneficio de pocos, pero no por ello renunciar a un concepto que podemos definir técnicamente como innovador y que resulta de utilidad, no solo para la comunicación, sino también para la investigación en el campo de la cibersociedad.

Cuando Eco explicaba el tema de la imagen publicitaria, en cuanto a que un código icónico establece relaciones semánticas entre un signo gráfico como vehículo, y un significado perceptivo codificado, daba por sentado que esta relación se establece entre una unidad pertinente de un sistema semiótico, pero dependiendo de la codificación previa de una experiencia perceptiva, la cual se alimenta diariamente con la colaboración de la sociedad inmersa en una iconósfera.

Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: