Identidad, cultura o simple moda

La cultura se ha puesto de moda. La identidad de los pueblos, la diversidad y el dinamismo implícitos se hacen rentables. Su rentabilidad no tiene ningún problema, el sentir realmente ser guatemaltecos y estar más que orgullosos, comprometidos con ser significantes para Guatemala es lo realmente importante.

Los objetos forrados de típico, las prendas de vestir con emotivos de la cultura guatemalteca se han puesto de moda, pero ¿qué tan de moda está el compromiso con Guatemala, qué tan de moda se encuentra el aprecio a nuestros semejantes y qué tan de moda está la igualdad?

Tomar como un objeto rentable el patrimonio multicultural de Guatemala está bien. Sabemos que esa diversidad fomenta el turismo, que lo exótico llama la atención de muchas personas tanto en el extranjero como en Guatemala. No es malo aprovechar –en todo el sentido de la palabra– las riquezas que son parte de nuestro país y que nos pertenecen por haber tenido la dicha de nacer aquí y ser guatemaltecos. Pero he ahí que, no solamente es una dicha, sino también una responsabilidad.

¿Qué responsabilidades tenemos como guatemaltecos? En cuanto a nuestra cultura, tenemos la responsabilidad primordial de resguardarla, fomentarla y practicarla. Los cambios no son malos, la evolución es parte de la vida, pero se debe tener un digno aprecio a nuestras raíces, saber amparar nuestra cultura y no solo “ponerle coco” cuando se haya puesto de moda, sino siempre. Ya que, de moda en Guatemala están muchas tradiciones internacionales que han ido “contagiándose”,  siendo aceptadas y cada vez más practicadas.

Se dice que las nuevas generaciones ya no quieren involucrarse ni saber de la historia. Eso no debe de ser así, porque para saber quiénes somos primeramente, debemos saber de dónde venimos, cuál es nuestra historia como sociedad y así forjarnos de la manera que realmente queremos, moldeando con ello un futuro superior.

El consumismo y mercantilismo son piezas clave de los cambios, y la introducción de prácticas foráneas. La publicidad, marketing y técnicas de mercadotecnia buscan a toda manera transformar lo auténtico y sincero, en falaz y material para así poder venderlo.

En estas épocas de fin de año es muy común ver este fenómeno social, tiendas adornadas con motivos navideños desde septiembre le quitan el “sabor” a la temporada navideña propia.

Debemos de ser conscientes y resguardar nuestra identidad, no revocarla por tradiciones extranjeras, si bien adoptamos otras costumbres debemos mantener vivas las nuestras. Además, hay tiempo para todo, hasta para disfrutar cada momento.

Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: