El grito de los mártires

Entre tanto desatino político, entre tantas tranzas de “nuestros gobernantes”, tanta violencia y muerte que impera en Guatemala y entre tanto trastornado en las calles, se celebró el tradicional día de todos los santos  o día de los muertos en lenguaje coloquial. El día trascurrió, como ya es tradición, entre mausoleos, fiambre, tamales, mariachis, barriletes y todo el folklore que nos caracteriza.

Sin embargo, detrás de nuestra cultura, la alienación de ésta y el asueto laboral que provoca, hay que reflexionar sobre problemas de fondo que nos afectan a todos como sociedad. Y es que nuestra realidad más bien parece un mundo paralelo al mejor estilo de ciencia ficción, vivimos un mundo de locos, donde cualquiera toma un arma de fuego y dispara a mansalva sobre todo aquel que tenga la mala fortuna de estar en el lugar y momento equivocado, sin deber nada. Un mundo donde los niños matan a los adultos.

Y por si fuera poco, vivimos en un país gobernado por bestias, al mejor estilo Narnia. Hace apenas un par de días el diputado Fernando Linares Beltranena presentó una iniciativa de Ley que pretende eliminar el finiquito de la CGC para optar a cargos de elección popular, disque para fortalecer la democracia, cuando todos sabemos de las mañas asquerosas que padece este nefasto personaje.

Mientras tanto, para seguir ejemplificando mis aseveraciones, el presidente manifestó que es necesario perseguir los delitos, pero por ninguna razón se debe perseguir a las personas; de pena ajena. El vicepresidente dice apoyar la pena de muerte, argumentando que es necesaria por la esquizofrenia de muchas personas, sin saber o conocer (quien sabe por qué), que estas personas no tienen responsabilidad penal según nuestras leyes. Y mejor ahí la dejo porque podría seguir con muchos ejemplos más de los disparates de estos funcionarios.

Me pregunto qué pensarán nuestros mártires caídos en defensa de sus ideales. Cuál será el grito de los muertos enfurecidos, quizá más furiosos que los que estamos vivos. Tantas víctimas inocentes que han muerto violentadas. Cuál será el grito desesperado de ver al tirano sinvergüenza. Imaginemos sus huesos blancos tendidos como alfombra en la calle de la impunidad, imaginemos sus bocas amordazadas por la indiferencia, imaginemos sus ideales gritando con voz trémula ¡justicia! ¡justicia!

Ojalá en algún lugar exista un mundo más sensato, donde nuestros mártires caídos en defensa de sus ideales y las víctimas de la violencia sigan siendo guerreros, como en la mitología escandinava se encuentran en la sala de los héroes muertos, regidos por Odín y escoltados por valquirias. Que sus días los pasen entre combates y por las noches en banquetes y festejos. Mientras tanto los vivos secundaremos su lucha in memoriam.

Cintillo de Opinión

  1. Bien Chivo. Vamos!!!

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: