Centro Maya servicio integral un rayo de esperanza

San Juan la Laguna es una comunidad localizada a 177 kilómetros de la ciudad de Guatemala, en el departamento de Sololá.  Este municipio de acuerdo con el último censo hecho por el Instituto Nacional de Estadística de Guatemala en 2014 el municipio tiene 10 177 habitantes. Parte de esta población tiene alguna discapacidad.

En Guatemala el artículo 53 de la constitución de Guatemala, se declara que el gobierno buscará promover la atención médico social hacia las personas con discapacidad.  Entre los cuales se incluyen la ley 135-96 o ley de atención a las personas con discapacidad, también está el consejo nacional para la atención de las personas con discapacidad que cuenta con el respaldo del Gobierno.

Esta ley cuenta con 69 artículos entre los cuales se deben recalcar varios: Articulo 45: “El Estado deberá desarrollar políticas sociales y económicas que garanticen a la persona con discapacidad, su desarrollo físico, social y mental en condiciones dignas”.  Junto con el artículo 47: “El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social y el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, deberán ofrecer servicios de rehabilitación integral a las personas con discapacidad, en todas las regiones del país donde cuenten con centros de salud o centros asistenciales”, respectivamente.

El gobierno parece haberse olvidado por completo de estas leyes, puesto que en lugares como San Juan la Laguna y áreas aledañas personas con discapacidades carecen de servicios especializados para ellos. En los años 90, en la misma área, un grupo de padres que tenían hijos con discapacidades ayudados por una persona de origen francesa llamada Felipe Matios, juntos crearon una asociación llamada CANDELA para darle una solución a esa problemática.

WhatsApp Image 2017-10-28 at 19.37.00

Logotipo de la asociación después su ultimo cambio. (Fotografía por: Ixmucane López)

CANDELA comenzó prestando servicios básicos a niños con discapacidades como terapia psicomotriz. Cuando Felipe decidió dejar el proyecto, los padres continuaron trabajando bajo el nombre “Centro Maya Xekyaqasiwaan”, que significa bajo el cerro rojo. Con ayuda de la embajada de Japón obtuvieron instalaciones más apropiadas para cuidar a los usuarios del centro.

Dichas instalaciones fueron donadas a la municipalidad de San Juan la Laguna para uso del centro. Sin embargo, la municipalidad les pidió las instalaciones para ser utilizadas en otro proyecto en 2010, aunque actualmente las instalaciones parecen abandonadas. Después de eso buscaron nuevas instalaciones y se renombraron como “Centro Maya Servicio Integral” como se le conoce actualmente.

Centro Maya Servicio integral brinda servicios a 7 municipios del área noroeste de lago de Atitlán, aunque también recibe gente de otros lugares como Quiche.  Entre los servicios que brinda se encuentran Terapia psicomotriz, Terapia Psicológica y proyectos de inserción a la sociedad.  En este momento el centro presta servicios a 181 personas.

20171005_105002

Parte de las personas que forman Centro Maya Servicio Integral. (Fotografía por: Sergio Sosa)

Centro Maya Servicio Integral está lejos de ser algo exclusivo para niños con discapacidades, con el paso de los años se han abierto nuevos servicios que ayudan a la inclusión laboral de personas con discapacidad y también servicios psicológicos para niños que reportan problemas de conducta o con familias disfuncionales.

Uno de los proyectos más importantes prestados por el centro maya es el proyecto “alma de colores” el cual es un proyecto de inclusión laboral para personas con discapacidad en 5 áreas diferentes, panadería. cultivo, artesanía, cocina y costura.

20171005_125221

Comida orgánica servida por el comedor de Alma de Colores. (Fotografía por: Sergio Sosa)

El proyecto alma de colores es un proyecto auto sostenible, que apoya a usuarios del centro en varias maneras para puedan desenvolverse en diferentes actividades laborales.  Darles una oportunidad para que ellos puedan generar sus propios ingresos y ser más independientes.

El área de costura y artesanía es manejada por un grupo de mujeres que padecen una discapacidad auditiva que solían ser usuarios del centro. El área de cocina y panadería es manejada por antiguos usuarios del centro con discapacidades y talentos diferentes. En palabras de María López encargada del área de psicología, “de nada sirve seguirles dando terapia sino le dan algún uso”

El taller de Artesanía fue el primero en ser implementado en 2011, trabajan con semillas locales y macramé. Le sigue la panadería que fue fundada en 2012, esta crea y distribuye pan integral a un precio accesible. El taller de costura comenzó en 2014, gracias a la donación de máquinas de coser y que trabajan desde accesorios como bufandas hasta tejidos de la región.  Los más recientes son el Huerto Orgánico y el café que comenzaron en 2015 promoviendo el consumo de productos locales, así como el de una alimentación saludable.

20171005_142051

Artículos varios que son creados por Alma de Colores. (Fotografía por: Sergio Sosa)

El centro maya es tan importante como las personas que lo conforman. Ha tocado a muchas personas como el caso de Manuel Yojcom, que tiene discapacidad fisica. Él ha recibido terapia psicomotriz entre 15 a 16 años los cuales le han permitido sobre ponerse a cualquier dificultad.

De ser usuario del centro pasó a formar parte de él.  Tanto en el centro atendiendo a visitantes como en el restaurante donde también ayuda como mesero. Parte de su tratamiento también incluye actividades artísticas. Aprendió a tocar entre varias canciones el himno de la alegría de Beethoven en campanas utilizando solamente su boca.

Gracias a que los servicios prestados por el centro son gratuitos, se ha podido llegar a una gran cantidad de personas. De acuerdo con Madelin Ardón responsable de la oficina de desarrollo, el 85% de los usuarios viven en pobreza y no se pueden permitir gastos adicionales. Tal es el caso de Ángela Gertrudis Gonzales.

La señora Gonzales originaria de San Pedro la Laguna, acude al centro maya en bases regulares para que su hijo Félix reciba terapia de lenguaje y psicoterapia. Ella en este momento se encuentra desempleada y no puede permitirse gastos adicionales. Ella luchó para que su hijo pudiera caminar y se encuentra en el proceso de que su hijo pueda hablar.

Cualquiera Puede Ayudar.

El centro maya depende económicamente del apoyo de varias instituciones extrajeras y recaudaciones locales (Rifas, Baratillos, Cenas). La recepción de fondos ha sido uno de los mayores problemas, el gobierno ofrece poco o ningún apoyo económico. Ardón, explica que en Guatemala la mayoría de las personas no se preocupan por los derechos de las personas con discapacidad.

Al mismo tiempo explica que si todos los guatemaltecos se reunieran para hacer algo para solucionar los problemas de sus comunidades Guatemala sería un mejor lugar para todos, “hay muchas maneras para ayudar”, reafirmó.

La vida de Manuel, Gertrudis y la de muchas otras personas que forman parte del centro son historias de superación y perseverancia. Demostrando que con el apoyo apropiado todas nuestras dificultades pueden ser superadas.

Sergio Sosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: