Los analfabetos del Siglo XXI

Los guatemaltecos vivimos en el tiempo donde “nunca” tenemos tiempo.

Nunca nos alcanza ni el tiempo ni el dinero, nos quejamos de la situación actual, nos enoja todo, nos reimos de todo, pero cuando se trata de estudiar… tampoco tenemos tiempo.

Recuerdo que cuando era pequeño ( no hace mucho por cierto ); me preguntaban en casa ¿qué quieres ser cuando seas grande? y la respuesta era… ¡policía! o ¡bombero!, cuando fui creciendo mis objetivos fueron cambiando por ¡quiero ser militar!… si lee bien… ¡militar! era un deseo por cumplir para poder acabar con cualquier marero que quisiera hacerle algo a mi familia. Al final como dijo Eduardo Capetillo… resulté siendo “lo que no soñé jamás”…

Pero escribo este prólogo porque quiero enfatizar en algo… la educación.

Y esto me lleva a pensar que no importa cuánto talento se tenga, si se desea alcanzar nuevas metas profesionales, lo más lógico es que vamos a necesitar estar actualizado. Así como esos tiempos que les cuento de la infancia, pues atrás quedaron los momentos en que se consideraba la educación como un “gasto”, ya que hoy en día todo lo que tenga que ver con el cúmulo de conocimiento, representa una inversión muy productiva, que llega a ser estratégica en el ámbito de la economía futura y prioritaria en el ámbito social.

No cabe duda que la educación, además de sumarnos conocimientos y las habilidades para el desarrollo de alguna o varias actividades, nos enriquece con cultura, el espíritu y fortalece nuestros valores. Pero sin faltar también repercute en el avance de la sociedad en la que nos desenvolvemos.

Leer, delata a todas las personas, nos hace ver ante la sociedad qué tanto sabemos o qué tanto no sabemos. Es fácil determinar cuando una persona ha invertido tiempo en su eduación y en lectura, de aquella que ha dedicado más tiempo en el ocio. Hoy en día, resulta un “pecado” el no leer, el no educarse, el no conocer, con el acceso que se tiene a la tecnología. Sin embargo seguimos siendo un país con altos índices de analfabetismo, debido a que un pequeño grupo mantiene el honor de tener acceso al estudio.

Pero todo ello requiere de sacrificios, nada llega por que sí. Hay que recordar que después de años de estudio, lectura, desvelos y demás… los sueños se van construyendo y volviendo realidad. Llegará el momento de tu graduación donde verás recompensado todo el esfuerzo dedicado a tu educación y estoy seguro que te sentirás satisfecho. Pero allí no termina la cosa… lo curioso es que allí inicia otro proceso de vida… resulta normal pensar “ya terminó mi condena universitaria, me dedicaré a trabajar”, ese es un grave error, la vida sigue y tenemos que seguir profesionalizándonos.

No Importa Lo Que Sabes, Sino Lo Que Haces Con Lo Que Sabes”. Lourdes Enríquez / Marketing Multinivel

La tecnología aunque no queramos, pasa factura y muchas veces con altos costos. Muchos profesionales no la toman en serio como parte integral de su aprendizaje, con pretextos como “ya estoy viejo para eso”, “qué me importa yo ya estoy asegurado en el trabajo”, “yo no nací para eso”, sinceramente los avances en el mundo son tan rápidos, pero debemos acoplarnos a ellos, nos guste o no, de lo contrario , seremos desplazados y reemplazados.

Para ir concluyendo… la educación no solo se aprende en el colegio o la escuela, también la formamos en casa, con amigos y en el trabajo, eso nos ayudará a tener conciencia y formar nuestra vida.

No olvidemos que la educación es un proceso que necesita mejora contínua, salir de nuestra área de confort y sobre todo disciplina y si no estas dispuesto a avanzar y actualizarte… hazte a un lado porque vendrán otros que tendrán mejores ideas, más conocimiento y experiencia que valdrá la pena la sustitución.

Además se necesita de una profunda humildad para aceptar en qué fase de la educación nos quedamos, para saber, que nada es lo suficiente para pensar que no se puede mejorar constantemente.

Vivimos en un país que necesita cambios, que necesita avance, que necesita la práctica de lo aprendido, y debemos pensar si lo que hacemos en verdad aporta algún valor para hacer los cambios.

Aprovechemos los recursos a nuestro alcance, utilicémoslos sabiamente y con aprecio, tomemos en serio el rol que nos corresponde, solo así haremos un verdadero cambio en la sociedad y en su comportamiento.

Los analfabetos del siglo XXI,

no serán aquellos que no sepan leer y escribir,

sino aquellos que no puedan aprender,

desaprender lo aprendido

y volver a aprender”.

Alvin Toffler / Escritor americano.

Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: