A grito de gol azul y blanco

Antes que nada quiero iniciar mi opinión agradeciendo a #ElSancarlistaU por el espacio brindado y por la diversidad de temas que podemos tratar sin ningún tipo de censura, esta vez quiero referirme a un tema ortodoxo para el ámbito político actual y la coyuntura anti corrupción. El fútbol nacional.

Históricamente la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC) ha sido protagonista de cambios importantes para los guatemaltecos, denunciando o formando parte activa en la resolución de conflictos sociales, aunque ha pasado por baches significativos, siempre se reencuentra en algún punto del escenario colectivo.

Entre esos avatares sociales, de los que la USAC ha sido parte, no podemos dejar de mencionar el deporte y específicamente el fútbol. Recordemos que la universidad tiene un equipo de trayectoria que se ha mantenido en los últimos años entre la liga nacional y primera división del balompié nacional. Pero ¿qué tiene que ver la USAC en la actual crisis institucional del fútbol nacional?

Actualmente la Federación Nacional de Fútbol de Guatemala (FEDEFUT), y el fútbol guatemalteco en general, atraviesa una etapa amarga en aguas turbulentas debido a la suspensión de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA), como resultado de la decisión adoptada por ese ente internacional, se da la inhabilitación de toda participación internacional de selecciones nacionales y clubes de las diferentes ligas que alberga la entidad deportiva, incluso corre el riesgo de ser expulsada como miembro de dicha asociación.

No voy a entrar en detalles sobre los motivos por los que FIFA mantiene dicha suspensión, por ser ya de amplio conocimiento de la opinión pública, sin embargo, es necesario mencionar que el Tribunal Electoral del Deporte Federado (TEDEFE) rechazó las planillas de Gerardo Paiz y de Jorge “El grillo” Roldán, el primero por no contar con el finiquito de la Contraloría General de Cuentas (CGC) y acusado de falsificar ese documento y el segundo por vicios administrativos en el proceso de inscripción.

Estos acontecimientos generaron la cancelación de las elecciones del Comité Ejecutivo de la Fedefut que estaban programadas para el 14 de octubre del año en curso, por lo tanto, ya sin planillas postuladas para esos cargos, el Tedefe reprogramó las elecciones para el 25 de noviembre y el cierre de inscripción de planillas para el próximo 10 de noviembre, una elección que por supuesto no contará con el aval y reconocimiento de FIFA.

“El deporte tiene el poder de transformar el mundo. Tiene el poder de inspirar, de unir a la gente como pocas otras cosas… Tiene más capacidad que los gobiernos de derribar las barreras sociales”. (Nelson Mandela)

Y es que, desde el seno de la USAC se ha comenzado a proyectar la candidatura a la Presidencia de la Federación de Fútbol, del ex Rector Luis Leal, quien se postulará bajo el amparo del Movimiento Azul y Blanco, un grupo que ha trabajado durante años en la promoción del fútbol y que en conjunto prometen traer albricias al fútbol decadente y agonizante del deporte más popular de Guatemala.

La tarea para Luis Leal y el equipo que lo acompaña no será fácil, las peripecias, los trinquetes políticos y la corrupción se han mantenido desde el seno de la Asamblea Nacional, principalmente los presidentes de las asociaciones departamentales quienes sólo ofrecen el voto a aquellos que cumplen con las dádivas económicas que exigen. Romper ese esquema corrupto y mafioso es tan difícil como sacar agua del pozo con guacal, sin contar que antes hay que excavar el pozo.

Pero aun llegando a la máxima dirigencia del fútbol nacional, el equipo de Leal enfrentará otra dura tarea, enfocar su plan de trabajo en dos ejes fundamentales: el primero será trabajar para que a Guatemala le sea levantada la suspensión por parte de FIFA y el segundo eje será trabajar de forma inmediata en la estructuración de fuerzas básicas y semilleros deportivos que, a mediano plazo le comience a dar satisfacciones al país y a la afición que tanto lo necesita.

Por diversas circunstancias el fútbol es un deporte que a pesar de ser el más popular ha sido el que más decepción, enojo y frustración le ha dejado a la afición, creando un sentimiento generalizado de rechazo y hasta odio por parte de la población. Sin embargo, el deporte siempre ha sido y será un cohesionador social aquí y en el resto del mundo, un ejemplo claro lo tenemos con el fallecido líder sudafricano Nelson Mandela, quién unió a su país con un juego de rugby, luego de enfrentamientos raciales entre sus pobladores.

No caigamos en el juego de la doble moral y los menesteres del rechazo y el odio, somos muchas las personas que añoramos el grito de gol de nuestra selección, yo soy uno de ellos, créame loco si quiere, tiene toda la razón, soy un loco apasionado del fútbol y ansioso de volver a gritar un gol de mi selección.

Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: