La crítica como producto del pensamiento

La crítica, en el sentido primordial del griego krinein (discernir, analizar, separar), significa colocar cada cosa en su sitio y luego juzgar. Pero también se deriva de la investigación, es un estudio, según la RAE, que incluye un conjunto de juicios y opiniones que responden o proceden de un análisis. Al realizar un estudio semiótico estructural de los fenómenos socioculturales, cabe la pregunta si el hombre es libre de comunicar todo lo que piensa o si está condicionado por el código. La respuesta, clara y sin rodeos es que el emisor es hablado por el código. Este último apela al sentido y al significado (en su dicotomía denotada y connotada), es decir, el código determina, en cierta forma, la manera de criticar.

Entendemos y vemos las cosas no como estas son, sino como nosotros mismos somos, no vemos el mundo como es, lo vemos por las peculiaridades individuales de nuestra mente codificada, en otras palabras, todo está moldeado por nosotros, por nuestro yo. Estamos sumergidos en una condición tal, en la cual creemos que dominamos la lengua; sin embargo, ésta nos domina a nosotros. Desde que nacemos aprendemos, entre tantas cosas, el idioma que nos determina como nación; lo heredamos y transformamos, pero nunca lo inventamos. De ahí lo interesante de la emisión de pensamientos, porque cada individuo posee su propio yo (en el sentido lingüístico); pero este yo, en algún momento clave nos dice que hay que parar de oír para empezar a escuchar, también empezar a pensar, para dejar de juzgar; en este sentido, me refiero al yo como pensamiento crítico.

Al tomar una proposición o un sistema de proposiciones de una ciencia cualquiera para realizar una crítica, encontramos que contiene elementos de dos clases: los empíricos procedentes de la experiencia (la doxa) y los puros (el episteme), que la razón agrega o pone encima de los datos sensibles de la experiencia tal. ¿Nos hemos puesto a evaluar cuál de estos criterios utilizamos conscientemente para convivir y aportar en nuestro entorno comunicacional?

La investigación es fundamental para poder llegar a una verdad, pero no a una verdad absoluta, sino a una relativa, y esto porque  permitirá refutar o agregar conocimientos a los ya existentes. Además, criticar, tiene un vínculo estrecho con el pensamiento, es por eso que el verdadero aprendizaje tiene que ver con descubrir la verdad, más no con la imposición de una verdad “oficial”, pues esta última opción, jamás conducirá al desarrollo de un pensamiento crítico e independiente.

Pensar en dividir la crítica o clasificarla, es intentar omitir las posibles verdades que esta trae consigo. No existe crítica constructiva ni destructiva; toda crítica está destinada a cuestionar, y no a destruir a quien se le dirige, y mucho menos a derribar adversarios. Si alguien admite una crítica como verdad absoluta, no tiene derecho a criticar a los demás, empero, al no tomarla como tal, mejorará su pensamiento y siempre buscará volver a ser criticado, asimismo tendrá solvencia para hacerlo.

Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: