Ellas: Origen del Cambio

Como el tesoro más grande del universo, como el deseo de obtener el mayor y más prestigioso premio, como la tierra que espera la semilla para encontrar su propósito, así es la mujer para el hombre, porque el hombre no es hombre sino tiene una mujer a su lado.

La historia lo dice, Eva, María, Cleopatra, Helena de Troya, la Madre Teresa y muchas más, de ellas ha dependido el desarrollo de la humanidad, sí, de ellas, de las mujeres, ese ser que irradia delicadeza, ternura, comprensión, sabiduría pero también todo lo opuesto a los descrito.

Son tan importantes y permítanmelo repetirlo, tan importantes para la humanidad, para el desarrollo social, que en ésta parte de la historia humana, por el contexto de la superpoblación y el modo de vida moderna, el papel que desempeña es más importante que el de la antigüedad.

En estos tiempos modernos la sociedad necesita mujeres responsables con su papel de madres, de educadoras, de trabajadoras pero no solo de obreras, sino de líderes que sepan conducir a su familia hacia el progreso, que hagan valer sus derechos y que no se dejen influenciar por los excesos del materialismo que como hemos visto, sólo destruye sociedades.

Los problemas sociales que vivimos actualmente, como las pandillas juveniles, las deserciones escolares, los embarazos en adolescentes, las familias de solo madre e hijos, son los que nos han llevado a la orilla del precipicio, se ha tergiversado la palabra autoridad.

La autoridad no es dar de golpes a nuestros hijos para corregir sus faltas o sus actitudes, se aplica con el ejemplo, si nosotros como padres de familia respetamos a nuestros hijos y a nuestra pareja, estamos cultivando el respeto, la tolerancia y la responsabilidad, en general los derechos humanos fundamentales.

Se ha hablado hasta el cansancio de que el padre de familia es irresponsable, mujeriego, abusador, golpeador y todos los etcéteras, etcéteras, en gran parte es cierto, pero también ellas juegan un papel muy importante en eso.

No solo el hombre maltrata y abusa, por eso debemos ser consientes de que la mujer es la que educa en gran parte a los hijos y que ella es la que dispone el trato que los hijos varones van a tener con las mujeres en su adultez.

Necesitamos el cambio, necesitamos a mujeres que vean que el futuro depende de ellas, en Guatemala el 51% de la población es femenina y la violencia desenfrenada se lleva a más hombres, ya sea a la cárcel o a la tumba, ustedes deben de dar el paso y dejar de producir hombres salvajes, porque ustedes hoy reclaman que ya no hay caballeros.

Como para todo decimos que la educación y el cambio comienzan en la casa y como la mujer es sinónimo de hogar, en ustedes están puestas nuestras esperanzas de tener una sociedad de primer mundo, aunque pobre pero no salvaje.

Recuerda, los derechos ya los tienen como seres humanos y como mujeres, no necesitan que nadie se los otorgue, sólo los tienen que hacer respetar.

Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: