El corre corre de todos los días

Sin lugar a dudas los guatemaltecos estamos inmersos en un mundo donde todo urge, donde todo es prisa, donde todo “es para ayer”, estamos en el corre corre de todos los días y cada vez como lo diría Alejandro Sanz “viviendo de prisa”. 

A diario las familias se levantan desde muy temprano – por cierto he visto niños con sus padres desde las 4:30 a.m. en las calles esperando el bus escolar – el día para muchos de nosotros inicia haciendo muchas cosas, entre ellas bañarnos, escoger la ropa del día, preparar loncheras, desayunos, esto como parte de la agenda diaria que tenemos, situaciones que inician desde ya a crear cierto estrés , dedicando sin pensarlo muchas veces que invertimos tanto tiempo en cosas que nos parecen prioritarias o urgentes, y nos vamos alejando de lo que es importante o relevante.

Con tanta actividad, nos olvidamos de disfrutar los buenos momentos, de tomarnos el tiempo para querer, para amar, para poder compartir con nuestros seres queridos, para darle el valor a los demás, para decirle a alguien “Te quiero” o “Te amo”, nos vamos olvidando de agradecer por la vida, por el trabajo, de darle aliento al que lo necesita, de tener en nuestra boca palabras de agradecimiento o derepente palabras positivas para alguien que nos busque para un consejo, o simple y sencillamente no nos damos tiempo para reir y ser feliz.

En días complicados, en medio del caos de la oficina, detenidos en el tránsito, con alguna situación familiar, con problemas o conflictos laborales, cuando algo no sale como lo habíamos planeado es preciso detenerse y analizar si vale la pena sentirse enojados o frustrados.

No olvidemos que debemos enfrentar las situaciones con ánimo y ser positivos, esto pese a que estemos en medio de dificultades -que no faltan-, y de alguna manera busquemos las posibles soluciones actuando con la mejor actitud.

No podemos tener el control de todo lo que sucede a nuestro alrededor pero sí determinar la actitud con la que hacemos frente a las situaciones que nos pueda afectar diariamente. No olvides tomarte un tiempo y analizar cómo estamos viviendo y a qué ritmo vamos.

Aprendamos a amar la vida, miremos los problemas que nos afectan pero de una manera diferente, siempre no perdiendo de vista los objetivos que nos hemos planteado y cada día sea más cerca de nuestros sueños, solo así veremos que la felicidad llega a la vida, y en nuestra vida diaria reinará el positivismo y el buen ánimo.

No olvidemos que los años transcurren y se nos olvida ser felices. Estamos cerca de fin de año y es una buena época para transformarnos, para cambiar lo que hemos hecho mal, es bueno para reflexionar y no correr, sino al contrario, valorar lo que tenemos, valorar la vida, valorar la familia, valorar el trabajo y todo lo bueno que nos pasa en esta vida.

Tómate el tiempo para reír y disfrutar los momentos, pues los años pasan y podemos perder mucho al pasar de prisa y no valorar nuestra vida, salud, familia, trabajo y amigos, así como todas las bendiciones que tenemos. 

 Y a ti estudiante que estas próximo a culminar un semestre más, recuerda que muchas veces las cosas no salen como quisiéramos, pero lo imporante es no claudicar y seguir adelante, no olviden que el futuro no es dentro de tantos años, sino lo construimos diariamente.

Que todo marche con éxito y bienvenidos los buenos momentos y olvidémonos un poco del estrés de todos los días.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: