¡No es no!

Entendamos que el acoso no es normal. Niñas, jóvenes, adultas, todas las mujeres lo sufren diariamente; ves esto definitivamente no es normal.

“Fiu fiu, adiós mamita” “que bella estás mi amor” “suegrita” “qué niña tan linda” ¿frases halagadoras? En absoluto, no. Entendamos que el acoso no es normal. Niñas, jóvenes, adultas, todas las mujeres lo sufren diariamente; ves esto definitivamente no es normal.

Esta semana se viralizó en redes sociales la campaña #YoTambién (#MeToo) la cual pretende evidenciar la magnitud del problema del acoso y agresión sexual. Esta dio inicio después de destapar las atrocidades que ha cometido el productor de Hollywood Harvey Weinstein, quien ha sido denunciado por violación, asalto y acoso sexual por más de 20 mujeres que han trabajado con él. Las redes se han llenado de testimonios incontables y como decía una amiga: no creo que exista mujer que se haya escapado de ser víctima de esta situación.

Pero claro siempre están los que justifican que la violación sexual es un exceso, en cambio un silbido, un piropo son maneras de elogio a la belleza femenina. No, debemos entender que una como la otra son perjudiciales, el permitir este tipo de acciones hace que se normalicen los toqueteos, los abusos y por ende las violaciones. Me dirán “extremista” pues sí hay que serlo cuando se necesitan atacar estos problemas de fondo.

Las mujeres somos las que siempre llevamos en los hombros todas las cargas: las agresiones, el malestar emocional, la culpabilidad, el tener que aguantar para no perder el empleo o las notas del curso, el tener que denunciar y todavía así aguantar las críticas: “tan exageradas, son feminazis, ellas tienen la culpa por su forma de vestir, por qué andan solas, nosotros los hombres también somos acosados” Por favor, ya basta. Es determinante que le demos un alto a esta situación que ya se salió de control.

Es necesario que exijamos políticas y leyes que amparen a la mujer contra estos abusos. Que se sigan implementando acciones como las gestionadas por la OCAC (Observatorio Contra el Acoso Callejero) en el transurbano. Los que trabajamos en comunicación tenemos la responsabilidad de crear el discurso para dejar de normalizar el acoso sexual. Todos debemos de evidenciar públicamente a los acosadores. Y discutir el tema en nuestros círculos sociales para lograr acciones complementarias, porque estás acciones espurias no pueden seguir dándose nunca más.

¡No es no!

Hombres, la magnitud en que las mujeres sufren acoso sexual no se compara en nada a lo que ustedes han pasado, así que si se siente ofendidos solo les estoy presentando la realidad. Y si realmente quieren contribuir a que esto cambie, empiecen a no acosar y a solidarizarse.

Cintillo de Opinión

  1. Coincido, que me llamen extremista por defender mi cuerpo y soberanía.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: