Erradiquemos la droga en la USAC

Un secreto a voces en la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), es el consumo de drogas. Las hay de todo tipo, aunque predomina el uso de marihuana.  Pese a los esfuerzos que hacen las autoridades, de esta casa de estudios, el flagelo se vive, desde los salones de clase, pasillos y hasta los puntos que ya todos conocen. Esto coloca a los estudiantes, docentes y personal administrativo, en alto riesgo por las consecuencias que esto conlleva.

El campus central de la San Carlos, ubicado en la zona 12 capitalina, ha dejado de ser, solo un punto para el consumo de droga.  Ahora también es punto de distribución para consumidores internos y aquellos que llegan exclusivamente por un su porro, papo, churrumino, como quiera decirle.  

Según la historia, fue en la época de los años 80 cuando empezó a proliferar el denominado cartel del Iglú.  Quizá los más jóvenes, no conocieron la fuerza que tuvo ese grupo de distribuidores de droga que, aprovechando el marco de impunidad que representaba la universidad, porque las fuerzas de seguridad externas no podían ingresar, se convirtió en uno de los principales abastecedores de droga en los alrededores del “Aula Magna Iglú”, de allí su nombre.

Con el paso de los años, el problema se transformó y se convirtió en un monstruo de varias cabezas, cuyos tentáculos tocaron estructuras de la misma dirigencia estudiantil.  Si, como lo lee. Fue así, como se diversificó y afianzó la distribución de drogas en ese sector, sin ningún riesgo.

Esto dio lugar a que surgieran nuevos grupos de distribuidores, que luego se convirtieron en bandas criminales. Estos grupos, pasaron en algunas ocasiones, de vender droga a  cometer violaciones, robar carros, motocicletas y pertenencias de las personas que a diario llegan a la universidad.

“De conformidad al marco legal de la Universidad de San Carlos de Guatemala, su gobierno está constituido por: el Consejo Superior Universitario (CSU), Rectoría y la Junta Electoral Universitaria. El CSU está integrado por el Rector, quien lo preside, los decanos de las Facultades, un representante del Colegio de Profesionales egresado de la Universidad de San Carlos de Guatemala, que corresponda a cada facultad, un catedrático titular y un estudiante por cada Facultad”

Es el CSU el encargado de velar por la seguridad dentro de la USAC. Recuerdo que en el año 2012 ese máximo organismo universitario, aprobó el proyecto “Universidad Segura y Libre de Violencia”.  El objetivo, tratar de sanear el campus de todos los males criminales que le acechaban a diario.   

¿Será que se ha cumplido con el objetivo?

Según Leonel Medrano, encargado de la seguridad en la USAC, derivado de ese proyecto, se endurecieron las sanciones y se brindó mayor poder coercitivo a los agentes de seguridad interna. De esa cuenta, según cuenta  se han producido algunas capturas infraganti.  Se conocen algunos casos, donde las autoridades de las unidades académicas, han procedido a cancelar la matrícula estudiantil a quienes son sorprendidos distribuyendo o consumiendo drogas.  Pero los casos son mínimos, porque siempre existe el temor de represalias por parte de estos grupos criminales.  

Ayer lunes, cuando caminaba por la plaza “Oliverio Castañeda De León”, en el lugar conocido como “la mesa de los moteros” vi como tres agentes de seguridad interna de la USAC, pedían papeles a tres jóvenes que estaban consumiendo marihuana.  Luego de tirarles la hierba y conminarlos a abandonar el lugar, los jóvenes muy cómodos y riendo, le jugaron la vuelta a los agentes. Luego de unos minutos, los mismos jóvenes, junto a otro grupo de selectos nenecos, siguieron allí, dándose el mejor de los churruminos, con total impunidad como ocurre a diario.  

El problema no es propio de la USAC, pero creo que es momento de actuar. Si queremos una verdadera universidad segura, sin violencia, sin drogas, debemos empezar por cambiar esos hábitos en los jóvenes estudiantes.  Todos debemos denunciar el consumo y tráfico de drogas para que los agentes hagan su trabajo.  

Al CSU, también le pedimos que haga su trabajo. Que le dé, no solo las herramientas legales al policía interno, sino la capacidad de acción y reacción, a efecto de que puedan capturar y entregar a Policía Nacional Civil a los que delinquen. De no hacerlo, la USAC seguirá siendo el paraíso de la marihuana y de diversas drogas que ahora circulan con total libertad, perjudicando la salud y el bienestar de nuestros jóvenes sancarlistas.  

“el uso continuado de drogas produce cambios en el estado de ánimo; las personas sufren tristeza, desmotivación y falta de energía; pierden el interés en actividades que antes les agradaban, dejan de asearse y duermen mucho tiempo. Hay cambios en su conducta, se vuelven irritables y poco tolerantes a la frustración”.

(Serapio Palma Patricio, médico especialista en adicciones).

Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: