La Regla de Oro

¿Se cumple con los valores y principios en la sociedad actual?

La respuesta a la anterior pregunta es: si, pero no por todos y no de la manera adecuada.

La sociedad guatemalteca es en su mayoría conservadora, que aún no aprueba muchas cosas y en varias ocasiones se niega a aceptar o evolucionar en ciertas cuestiones en las que el mundo se encuentra cambiando.

El hecho que Guatemala sea una Nación conservadora no es malo ni bueno. Como todo, tiene sus pros y sus contras.

Como ejemplo pongamos a la homosexualidad, ¿cómo nos enfrentamos a éste cambio o revolución, en una nación conservadora? Al ser conservadores, se pedirá que se respete cada forma de pensar -la cual rechaza la homosexualidad-, entonces, en dónde dejamos el hecho de que “todos somos iguales, todos gozamos de derechos y todos merecemos respeto”. Esta es una de las situaciones más polémicas últimamente.

En Guatemala si se cumplen los valores y principios, pero escasamente. Esto se da, porque vivimos en una Guatemala, en la cual, todos somos egoístas. Vemos el bien de los demás, claro, pero primero vemos nuestro bien; al volvernos egoístas todos, queremos que se nos respete como personas, que se nos valore y otorgue la dignidad -ya que, como Santo Tomás y Aristóteles profesaban: lo más importante para una persona es su dignidad, la cual debe ser respetada- que todos merecemos.

Pero, ¿nosotros estamos tratando de manera digna a los demás?, esa pregunta es fundamental, ya que muy cierto es que “como tratas a los demás, serás tratado”.

Se puede ser mejor como sociedad, se debe ser mejor como personas. Tenemos que tomar conciencia y realizar un cambio, una mejora, para vivir en armonía y con dignidad.

Nosotros mismos somos el cambio, y forjando una sociedad menos egoístas podemos lograr más y mejores cosas.

El practicar los valores, tratar a los demás como queremos que nos traten a nosotros; “la regla de oro” que siempre escuchamos y muchas veces ignoramos, porque de no ser ignoradas estas básicas reglas de convivencia, seriamos un mejor país, se tendría una mejor calidad de vida.

Actualmente, vemos a la oligarquía ser cada día más millonaria, hay cada vez más monopolios y capitalismo; y al mismo tiempo, más pobreza y problemas sociales. La misma corrupción -de la que está infestada nuestra sociedad- nace del egoísmo, de querer lo mejor para nosotros y dejar lo que sobre para los demás. Lo peor es que eso “mejor” que se desea para sí mismos, no se gana con esfuerzo, sino con falsedad y artimaña.

Finalizando, realmente debemos cambiar nuestra manera de pensar, nuestros hábitos y nuestras metas. Se debe querer ser mejor para poder ayudar a construir una sociedad diferente, y no solo querer ser mejores para llenar nuestros bolsillos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: