Sexualmentepolítica y estudiante

Hablar de sexo y sexualidad en esta sociedad es una acción riesgosa y apasionante. A los doce años me involucre en espacios de diálogo con adolescentes y jóvenes para hablar de sexo, género, penes, vaginas, relaciones, violencia, participación y diversos temas que están vinculados a la sexualidad.

Tener información me ha permitido empoderarme, emanciparme y tomar decisiones asertivas para mi vida, lamentablemente esta no es la misma situación para niñas, niños, adolescentes y jóvenes del país.

Se habla respecto a las deudas que el Estado de Guatemala tiene a esta población, los índices de embarazo están en aumento, el poco o nulo acceso a educación primaria y básica, la reproducción de roles y violencia de género entre las familias y a pesar de los cambios legislativos, existen niñas que se ven obligadas a matrimonios forzados por las prácticas culturales nocivas.

¿En dónde y quiénes deben hablar de sexualidad? desde mi experiencia somos todas y todos, se debe tener acceso a educación integral en sexualidad laica y científica, en la diversidad de familias, en la escuela, en la comunidad, en los espacios de toma de decisión y academia.

En la Universidad, compañeras y compañeros me han cuestionado el por qué hablo de estos temas en los salones de clase, una respuesta simple: porque quiero y puedo, la respuesta inesperada: soy feminista, lo personal es político, y la respuesta compleja: somos seres sexuados, me declaro sexualmentepolítica, se debe generar un pensamiento crítico y humano frente a los temas que han permanecido relegados e invisibilidades porque engloban aspectos “fuera de la coyuntura o agenda de los medios de comunicación”.

Como estudiante de periodismo, reitero que los medios de comunicación juegan un papel importante en la trasmisión de mensajes y de repetición de acciones que pueden beneficiar o perjudicar la sexualidad de las personas.

Ser sexualmentepolítica y estudiante significa un compromiso social e impactar en las diferentes esferas en donde me desarrollo. La invitación es a cuestionar, no estar conforme, indignarse. Hablemos de sexualidad, escuchemos de sexualidad, abramos debates en la Universidad, hagamos ejercicio de una sexualidad plena y placentera.

Si no, vea que hace, pero haga algo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: