Menos tendencia y más originalidad

Por: Karen Alonzo

La invasión del inglés en nuestro idioma, cada vez se vuelve una práctica más popular no solo en la juventud o “millennials” (nótese el sarcasmo implícito), sino también entre adultos. Ahora es común caminar por las calles o ir a cualquier lugar y leer, escuchar o ver al lenguaje anglosajón dominando la cotidianidad guatemalteca.

En el campo comunicacional, esta situación se ve todavía más resaltada debido a tecnicismos utilizados en periodismo, por ejemplo: “on the record” u “off the record” y en publicidad: “marketing”, “label”, “brand” o “community manager”, esto es por mencionar algunas palabras. ¿Por qué no simplemente decir: “mercadeo” y “fuente confidencial”?.

Hace cierto tiempo, la Real Academia Española (RAE), lanzó una campaña titulada: ”Lengua madre solo hay una”, para concientizar a los hispanohablantes acerca de lo ridículos que pueden llegar a escucharse al decir términos como “trending”, “brainstorming”, “happy”, “default’, “eco friendly” o “cool”.

La lección consistió en lanzar al mercado un perfume llamado “Swine”, que significa cerdo y un par de lentes de sol “Blind Effect”, traducido como Efecto Ciego, y llamar la atención del público por anunciarlos en inglés. Los productos eran gratuitos, y en efecto, la gente se dejó llevar por la sensual voz de la anunciante que mezclaba inglés y español; quedaron sorprendidos al darse cuenta de lo bien que sonaba y aún más cuando descubrieron lo mal que estaba.

¿Por qué quienes hablamos español nos afanamos en introducir palabras anglosajonas en el vocabulario? nuestra lengua madre es rica, elegante, envidiable y difícil de aprender. Bien dice Yokoi Kenji, conferencista japonés de raíces latinas: “el inglés cualquiera lo sabe, pero aprender español es causa de admiración alrededor del mundo porque es muy complicado y confuso al principio”.

En un documento llamado: “Idiomas principales en la producción global de la información”, de Sergey Lobachev, se dice que el español es la segunda lengua más usada en la producción de revistas, periódicos y películas. Según la RAE, ¡poseemos cerca de 88 mil palabras! ¡cuánta diversidad para enriquecer nuestro expresar!

Hablar más de dos idiomas es una ventaja porque nos ayuda a familiarizarnos con nuevos entornos. Más que ser signo de intelectualidad es sinónimo de humanismo; sin embargo, no debemos olvidarnos de nuestras raíces y cultura. Nada de pecaminoso hay en conversar en una lengua que no es la materna, es bueno para el cerebro, pero no debemos olvidar lo dichosos que somos al crear versos deliciosos al oído con el querido español.

Promovamos el buen uso del idioma, no nos dejemos llevar por tendencias marcadas en su mayoría por las redes sociales ni por costumbres internacionales que nos restan naturalidad. Seamos originales en base a nuestra identidad y no creamos que otras lenguas suenan mejor que la nuestra. Incluso, se nos facilita aprender coreano o francés, porque tenemos una multitud de combinación de sonidos.

¡Qué viva el español en su estado más puro!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: