Día del niño: Un día como cualquier otro

Por: Emily Luis

A pocas horas del día internacional del niño y la niña, cuando se celebra la sonrisa, el ingenio, la ternura, la imaginación y el amor de todos los pequeños “pilares de la sociedad”, recordaremos esa etapa en este camino llamado VIDA.

Ser niño, es vivir plenamente, jugar sin preocupaciones, observar el mundo de una manera poco común, es sonreír sinceramente a pesar de tener pocos dientes, poseer seguridad y sobre todo amar y ser amado sin distinciones sociales.

Esto tendría que ser la vida de los pequeños guatemaltecos. En cambio, se topan con un mundo totalmente distinto.

En esta entrega, sería fácil hablar sobre las actividades que se realizan en los establecimientos educativos celebrando esta fecha, plasmar las sonrisas de los niños con alguna anécdota o simplemente describir las distintas actitudes que posee un menor.

Pero ¿Cómo hacerlo? Si al salir de las cuatro paredes que me rodean, veo como está la realidad de la niñez en mi país. Al transitar por las diferentes calles, observo a decenas de niños y niñas ser víctimas de la explotación, violencia y maltrato y su apariencia física denotando mala alimentación y falta de salud, y ¿qué decir? sobre su educación.

Al entrar en detalles concisos y bases de datos no nos damos cuenta de nuestro entorno, estas no muestran los rostros sucios y quemados por el sol, los cuerpos delgados y las variadas palabras que aprenden para laborar en este cruel trabajo obligado, pero las estadísticas respaldan y hacen ver internacionalmente nuestro rostro de niño.

En el 2014 la cifra de casos de desnutrición aguda infantil oscilaba en 15 mil 442 según el Sistema Nacional de Epidemiología.

El Ministerio de Salud registró que 143 niños murieron a causa de desnutrición en el 2016 y ocho de cada diez niños del área rural de Guatemala padecen de estas enfermedades, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Sabemos que los niños y niñas que sobrevivan a esta epidemia de desnutrición serán en un futuro ciudadanos que nos representen como nación. Pero ¿qué estamos haciendo con ellos? Dejándolos que mueran. No quiero que se vea muy crudo, pero lastimosamente así es nuestra situación.

Sé que la mayoría de nosotros dice, que el sistema tiene la culpa por no realizar programas de alimentación y nutrición, pero no le podemos dar a cargar la culpa completa a nuestros gobernantes, si los padres no pueden garantizar la salud de sus hijos, ¿por qué tienen la idea de tener decenas de ellos? Eso es ser inconscientes e irresponsables.

Y al resto de ciudadanos que ven a pequeños trabajar en las aceras y calles, no deben darles dinero, esto crea más y más abuso y explotación, ya que si las personas inescrupulosas que los manejan ven que es un “negocio rentable” lo seguirán haciendo.

Entonces, ¿Guatemala tiene motivos para celebrar “El día internacional del niño y la niña” cuando miles de pequeños mueren y cientos de ellos no han pisado un aula escolar y la única educación que conocen es la de las calles?

No, esta celebración no es más que un rayo de luz en un cielo nublado para los niños de la clase media para arriba, mientras que para los que se encuentran en situaciones precarias es un día más, un día de trabajo, un día de hambre, un día de dolor, un día como cualquier otro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: