LOBOS CON PIEL DE OVEJA

Por Luis Cano.

Según el Diccionario de la Real Academia Española, “Éxito” significa:

 1) Resultado feliz de un negocio, actuación, etc. 2) Buena aceptación que tiene alguien o algo. 3) Fin o terminación de un negocio o asunto.

Y es aquí donde partimos para poder definir de una forma más amplia el objetivo de por qué si una empresa está integrada por empleados con un perfil exitoso, se puede lograr una mejor efectividad y tener empresas con “éxito”.

Cabe señalar que la responsabilidad de las utilidades que maneja un negocio cualquiera, recae sobre el talento humano que la integra y de allí el surgimiento de la importancia que se le debe dar a los recursos humanos. No es un secreto que contar con personal o como mercadológicamente se le denomina ahora “colaboradores”, que hagan un trabajo que genere mejores ganancias llama la atención para cualquier empresario.

¿Pero cómo se logra tener ese tipo de perfiles generadores de crecimiento empresarial?, pues básicamente todo ello es un reto, debido a que se debe aplicar las medidas correctas para la contratación de personas que estén orientadas a resultados, mismos que puedan de alguna manera, generar utilidades de acciones previas, acordes con los planes que cada negocio o empresa haya establecido.

Muchas empresas logran escudriñar al momento de realizar las debidas entrevistas de trabajo, los perfiles de sus próximos empleados. Esto ayudará mucho para poder concretar lo que se desee en un futuro. Por ello, cuando se habla de “empleados exitosos”, se hace referencia a personal que ayudará o “colaborará” con la empresa a mejorar el nivel de producción o comercialización.

El obtener un resultado favorable de ganancias empresariales, es el resultado de una buena compensación, lo más equitativa posible, de beneficios y prestaciones acordes y competentes que se les brinde a los trabajadores, o por lo menos así debe ser, en aquel país de Alicia y las maravillas.

No se habla únicamente de una buena remuneración económica, porque recordemos que el dinero no lo es todo, sino también de aspectos que ayuden a mantener la estabilidad laboral, como un buen ambiente de trabajo, la capacitación constante, la innovación laboral, el desarrollo profesional, etc. Todo ello visto como una inversión con miras a un desarrollo empresarial.

Las empresas se definen por los resultados que obtienen en el mercado o los mercados que estas atienden. Para ello cada una se traza a principios de año, estrategias, innovación de productos o servicios y ciertas estructuras que de alguna manera, ayuden a alcanzar o mejor superar las metas propuestas que lleguen a generar buenos resultados para el empresario.

Cuando finalmente se logra esa empatía entre el personal talentoso y el querer lograr los objetivos trazados por la empresa, es donde se hace el denominado “click” entre “colaborador” y empresa, porque el empleado mantiene la satisfacción de que ha realizado un buen trabajo y por la otra parte el empresario, mantiene la firmeza que las inversiones realizadas en lo anteriormente descrito, tienen su óptimo retorno plasmado en ganancias.

Para poder generar este tipo de química empresarial, es necesario también integrar personal con riqueza humana, no solamente personas que tengan excelentes estudios o experiencia, sino además tengan la capacidad de generar un trato humano y de servicio, pero sobre todas las cosas que estén en la línea de hacer bien las cosas, de estar comprometidos al 100% con la empresa.

Por ejemplo, en una empresa puede existir una diversidad de metodologías para que el empleado se sienta cómodo, satisfecho, con orgullo por el lugar donde trabaja, que se sienta parte de la familia por así decirlo, y dentro de estas destaca el involucramiento en un ambiente participativo y constructivo, motivando la creatividad e innovación, superando las debilidades y aumentando las fortalezas a través de una verdadera comunicación interna.

Pero cayendo un poco a la realidad, ¿se cumplirá a cabalidad este tipo de condiciones para el bienestar del trabajador? ¿realmente un empresario se toma el tiempo para pensar en sus trabajadores y brindarle herramientas y equipo necesario para desarrollar sus actividades laborales?, creo que serán contadas con las manos las que podrán realizar esto.

Ante ello, no resta más que hacer conciencia de que necesitamos estar cada día más preparados y educados, con el fin de poder exigir un trato digno, justo y equitativo, acorde a nuestros conocimientos y experiencia, pero sobre todas las cosas, no olvidar que la humildad es un valor que debemos siempre anteponer sobre todo en nuestra vida.

Y a los empresarios la recomendación y más que eso una exigencia, respeten los derechos laborales que bien están constituidos legalmente para que no sean más que un adorno en una Constitución, sino sea en realidad un derecho inherente como seres humanos y se eviten los abusos que muchas veces se cometen en contra de la clase trabajadora, dejen de ser lobos con piel de oveja.

No olviden como lo decía el gran maestro del Derecho Laboral guatemalteco…

La pérdida de la fe en las leyes y en quienes las aplican, conducen a las medidas de hecho…”

Mario López Larrave

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: