Diez años de lucha contra la Cementera

A 25 kilómetros de la Ciudad Capital, se localiza el municipio de San Juan Sacatepéquez, y en sus alrededores sus comunidades rurales, cuyos habitantes aún pueden presumir de contar con mucha vegetación. Llamada “La Tierra de las Flores”, este pueblo se ha caracterizado a lo largo de la historia por ser tranquilo y pacífico, comparado con otros municipios del Departamento de Guatemala.

La paz que se respiraba en San Juan Sacatepéquez, aún después de las secuelas que dejó el conflicto armado interno, se vio interrumpida desde que hace más de diez años (2006), cuando los propietarios del monopolio productor de cemento en nuestro país, pusieron sus ojos en las montañas de las comunidades de la parte norte de San Juan.

El objetivo, construir una planta con la capacidad de producir más de 2 millones de toneladas de cemento al año, el costo de la obra se calcula en unos 690 millones de dólares, además de proyectos de infraestructura paralelos, como una carretera que conecte dicha planta con la central en la capital y con la San Miguel en Sanarate, El Progreso.

Ni la fábrica cementera, ni la “super carretera” que supuestamente formará parte del anillo periférico regional, que por cierto hasta hace un par de meses su construcción estaba detenida aún a inmediaciones del Municipio de Xenacoj del Departamento de Sacatepéquez, han logrado seducir a los pobladores, que anteponen la protección de sus afluentes de agua y sus recursos naturales, al “desarrollo” que les ofrece el cemento.

A lo largo de estos años, las protestas comunitarias en contra de la construcción de la nueva planta a la que llaman San Gabriel, no se han hecho esperar, los pobladores han sufrido en carne propia el desprecio y represión por parte de los Gobiernos de turno, que en vez de prestar atención a sus demandas, los han reprimido usando para ello al Ejército de Guatemala, tal como lo cita en: “Desde el Cuartel”, el Coronel de Infantería DEM, Edgar Rubio Castañeda.

La crisis gubernamental que actualmente se vive en el país, propiciada por el Presidente de la República Jimmy Morales, parece ser el escenario perfecto para retomar las protestas comunitarias. El pasado martes 26 de septiembre, cientos de pobladores de las comunidades afectadas nuevamente marcharon hasta el centro de la cabecera Municipal para reiterar su oposición a la cementera.

IMG_E0126

Niña Sanjuanera acusa a Cementos Progreso de secar los ríos.
Foto: Santiago Botón, corresponsal, Telesur.

“Somos 12 comunidades las que salimos afectadas y las que estamos amenazadas, con esta nueva protesta, una vez más estamos diciendo no a la instalación de la cementera en nuestra tierra fértil”. Mario Raxón, dirigente del movimiento, en declaraciones a Prensa Comunitaria.

Los manifestantes también expusieron su inconformidad con el Alcalde del Municipio, Lázaro Pirir, a quien acusan de haber negociado con los dueños de la cementera y el gobierno central la construcción de la planta en mención, tal como lo hicieron sus antecesores. Exigen su renuncia al considerarlo, con sobrada razón,  enemigo de las comunidades.

Pd. Antes de escribir mi opinión, me tomé unos minutos para revisar los principales medios de comunicación masivos escritos y ninguno publica nada al respecto, lo que confirma que la agenda setting de las empresas periodísticas, muchas veces se mueve al ritmo de lo que les mandan los anunciantes. Cementos Progreso, es uno de las más fuertes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: