Colectividad, solidaridad y tolerancia

En la manifestación pacífica realizada el 20 de septiembre,  pudimos observar cientos de carteles y pancartas donde las personas expresaban su sentir y su pensar ante la situación actual del país, con ellos sobresalen conceptos como colectividad, solidaridad y tolerancia…

En la manifestación pacífica realizada el 20 de septiembre,  pudimos observar cientos de carteles y pancartas donde las personas expresaban su sentir y su pensar ante la situación actual del país, con ellos sobresalen conceptos como colectividad, solidaridad y tolerancia, pero esto me lleva a preguntar: ¿en realidad analizamos  el significado de cada una de estas palabras?

La colectividad según la RAE “es el conjunto de personas reunidas o concertadas para un fin”. Y para hacer más claro este concepto lo traigo a la coyuntura nacional donde, en el “Paro Nacional 20S” cumplió con su objetivo de reunir a miles de personas para expresar su descontento e indignación de los sucesos ocurridos en los últimos días, desde el 2015 las marchas se convirtieron en una herramienta de conciencia, donde muchos guatemaltecos convergieron en “colectividad”. Se reunían en distintos puntos y expresan su sentir y su pensar. El “20S” no fue la excepción se reunieron más de 20 mil personas concentradas por la necesidad de cambiar el rumbo del país.

Aunado a ello la solidaridad, según en el ámbito sociológico; se plantea como el sentimiento de unidad basado en intereses comunes,  ya lo dice el viejo y reconocido refrán “ayudar sin esperar nada a cambio”, donde personas de diferentes edades, diversos géneros, distintos credos y variedad de ideologías, se reunieron en la misma. Habían personas proporcionando agua pura en bolsa, unas otras simplemente con el fin de ayudar y de darle aliento a las manifestantes que caminaban desde la salida de los puntos acordados al parque Central. También nos topamos con familias enteras repartiendo galletas o golosinas para los que alcanzarán y pudieran comer algo, ahí se pudo reflejar que los guatemaltecos somos solidarios.

A estas dos palabras se adhiere la tolerancia, que me atrevo a decir, es la más compleja y difícil de llevar acabo, Camps la define como “La virtud de la democracia, el respeto a los demás, la igualdad de todas las creencias y opiniones, la convicción de que nadie tiene la verdad ni la razón absoluta, son el fundamento de esa apertura y generosidad que supone el ser tolerante. Sin la virtud de la tolerancia, la democracia es un engaño, pues la intolerancia conduce directamente al totalitarismo” (p. 81, 1990).

Con esta definición tenemos un punto de partida sobre qué es la tolerancia y la relación que tiene con los derechos humanos. Según Camps, se presenta en dos perspectivas: la moral y la política.

De acuerdo al ámbito moral se deben aceptar las diferencias culturales, de opinión, creencias y formas de vida distintas a las que comúnmente estamos acostumbrados. Es indispensable entender que es imposible que todas las personas pensemos y actuemos de una misma manera, sin embargo; la aceptación consciente y positiva de las actitudes tanto culturales, morales y políticas debe predominar en nuestra sociedad y no por ello debemos de estar de acuerdo o renunciar a nuestras propias posturas. Es llegar acuerdos que busquen el bien común y como se demostró en el “20S”, no importaron culturas e ideologías nos unimos y manifestamos con un mismo sentir.

En lo político, se refleja en las sociedades democráticas que deberían mantener un sistema de convivencia y aceptación por ser un país multicultural con diferentes posturas y opiniones. Pero este último no se cumple del todo, debido a que el pueblo de Guatemala está dividido, somos tan intolerantes que no respetamos el pensamiento de los demás, hacemos discusiones en redes sociales o muchas veces verbalmente y no llegan a ningún lado, en realidad deberíamos de tener una mesa de diálogo para discutir y encontrar soluciones.

Dándole seguimiento a todo este tema me pude dar cuenta que en realidad solo se habla de estar hartos de una sociedad de corrupción, pero así como el “20S” nos unió colectivamente y fuimos solidarios porque no ser tolerantes y respetar las posturas y como académicos proponer mesas de discusión donde se puedan dar soluciones a esta situación y así construir lo que al final todos deseamos: una Guatemala libre, soberana e independiente.

 

Cintillo de Opinión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: