No abandonemos la Plaza

Las plazas, esos espacios públicos que todos los países tienen, construidas por los políticos, hasta imagino que en sus discursos de inauguración dijeron: – todo país que se respeta necesita un lugar grande para que el pueblo deje oír su voz -.

Las hacen grandes para que nunca se llenen, para que sean difíciles de ocupar y mientras no se llenen pues el pueblo no está hablando, unos cuantos en una plaza tan grande, apenas son como el pequeño maullido de un gato solitario en el tejado.

Lo cierto es que este 20 de septiembre de 2017, el pueblo la llenó fácilmente cinco veces. Si óiganlo bien cinco veces y el Procurador de los Derechos Humanos no está mal en sus conteos. Si algo es cierto, es que Jimmy Morales y los 107 diputados tienen mayor convocatoria que Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti, porque llevaron más gente.

Muchos columnistas afines a las élites empresariales dicen que no es la misma coyuntura del 2015, que no se puede ir cambiando presidente de la nación cada dos años, además eso causa serios problemas para la inversión, argumentan que si aquí nos da tos, por el efecto mariposa, la misma China, USA y Rusia pueden salir seriamente afectados.

Los poco convencidos reflexionan que ¿para qué ir a la plaza si no cambia nada? y los especialistas en rumores y campañas negras refuerzan, es cierto no vaya a la plaza es inútil, no va pasar nada.

Sin embargo, no debemos dejar de hacerlo, no debemos dejar el espacio libre, no debemos dejar que nuestra indignación decaiga, no debemos dejar que nos asfixie el desencanto y, sobre todo, no debemos de perder la esperanza de recuperar el Estado para nuestros hijos.

Solo la esperanza demencial nos puede salvar de la basura, y aunque sea por desahogo no dejemos de ir a la plaza a gritarles corruptos, ladrones y renuncien ya. Seguro la Patria nos lo va agradecer y nosotros podremos caminar erguidos, rectos y dignos.

Los que no van y se desanimen, se pueden quedar tirados en el camino, con que no escriban en redes sociales “burradas” se les agradece, recuerden lo que dijo Umberto Eco antes de morir “Las Redes Sociales han venido a dar voz a un ejército de idiotas”, por favor no se sumen a ese ejército, con los dedos bajo control y la mente clara se miran mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: