“Una cochada más”

Por: Marvin Sarmientos

A pocas horas del 196 aniversario de la emancipación política de los criollos, el país amanece con aíres de luto, dolor, indignación y coraje. Y no es para menos, el Congreso de la República resultó ser la mejor de las trincheras para realizar las transacciones y componendas políticas en favor de la corrupción más asquerosas que he tenido la desdicha de presenciar en mis años de vida.

Es imposible quedarse callado en una crisis dónde políticos, empresarios y militares botaron la máscara y sin ningún tipo de vergüenza comenzaron a defender su postura malévola en contra de la patria y atrincherándose en excusas banales. La corrupción ha existido desde hace mucho tiempo, pero hay que acabarla, es imposible callar cuando el descaro por defenderla es una ofensa para cualquier ciudadano guatemalteco honrado, trabajador y con suficiente sangre en la cara.

Mi indignación, frustración y coraje es igual a la de millones de guatemaltecos trabajadores que día con día nos esforzamos por salir adelante a fuerza de trabajo, estudio y dedicación por lo que hacemos, somos los ciudadanos que todos los días salimos a la calle a tratar de poner un granito de arena por sacar adelante a Guatemala, con la convicción de un futuro mejor, Guatemala también es el panadero, el carpintero, el albañil, el campesino, somos todos, no podemos callar.

Todo esto me recuerda el título de la obra “La conjura de los necios” de J. K. Toole, donde el trabajo es una forma de esclavitud para los haraganes, y las componendas y conjuras son alabadas por los necios. Lo digo también, por aquellos malos guatemaltecos que se han dado a la tarea de defender lo indefendible, he logrado identificar unas cuatro o cinco personas dentro de mis círculos sociales, que son afines a los intereses de unos cuantos que abogan por la vieja política y el apadrinamiento de la corrupción como modus operandi, seguramente mi análisis no les caerá en agrado, en fin.

Todas las clicas encabezadas por el presidente Morales mantienen una postura falaz y descarada, tediosos argumentos, casi en forma de coros repetitivos y necios: que si la soberanía, que la injerencia, intereses espurios, justicia sesgada, el debido proceso, presunción de inocencia, revanchismo político y un sinfín de cantaletas que lejos de convencer más bien dan vergüenza y pena ajena, y lo peor de lo peor, cuando hablan lo hacen en nombre de toda Guatemala, como si los desvergonzados, mafiosos y corruptos fuéramos todos.

Con eso no estoy diciendo que dichos argumentos carezcan de validez, al contrario, son necesarios para mantener la institucionalidad y el Estado de Derecho, pero jamás a costa del enriquecimiento ilícito de los mismos y el empobrecimiento de los de siempre, igual solo son excusas de fachada. Con el permiso de los necios, pero la corrupción y la pobreza no son un juego de ideologías como también lo pretenden disfrazar. La corrupción es el peor cáncer de la sociedad, no hay salud, ni educación, ni seguridad, menos desarrollo.

Cualquiera con una pizca de razón pondría en la balanza estos dos argumentos: corrupción vs soberanía, como la analogía del huevo y la gallina, pero si hay corrupción jamás habrá una soberanía plena, sin embargo, si se elimina o disminuye a su máximo habrá soberanía, seguridad, salud, educación y bienestar para todos. Pero está claro que este tema no es el verdadero trasfondo de los intereses puercos de las mafias, sino solo otro argumento más, para pretender verle la cara al pueblo.

Con tanto que decir y tan poco por hacer, este 15 de septiembre no hay mucho que celebrar, pero si la oportunidad de salir a la plaza, al congreso, a las calles o a donde sea para hacernos escuchar.

Una forma de celebrar el aniversario de independencia en mi pueblo era el tradicional puerco encebado (creo que aún se practica en algunos lugares) y el ganador siempre fue el más diestro, el que nunca se cansaba, el que perseveraba, el más ágil y el que trabajaba en equipo para luego compartir el premio. Los guatemaltecos honrados debemos asumir estas características y no dejar que la corrupción se salga con la suya, hay que atrapar el “coche” y devolverlo a su chiquero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: