La deuda que sigue ahogando al IGSS

Por: Bayron García

Hoy estreno esta columna para ElSancarlistaU, con un caso que, para muchos es de interés y quizá para otros pase desapercibido, posiblemente porque nunca han tenido la emergencia de una enfermedad o bien porque tienen los recursos económicos para pagar un sistema de salud privada. Me refiero al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).

Hablar del seguro social, puede resultar hasta trillado; pero en realidad, en décadas recientes, es una institución que ha desvirtuado su función y se ha convertido en un botín económico y político, al que todos, de una u otra manera le han metido mano.

El IGSS cuenta con un presupuesto para 2017, que casi alcanza los Q17 millardos. Pero de igual manera tiene muchas deudas. Solo el Estado de Guatemala, le debe al IGSS casi Q31 millardos. Este monto ha crecido año con año, por incumplimientos de los diferentes gobiernos. Sin mencionar las deudas del sector privado.

La “Seguridad Social”, muy lejos está de los preceptos que tuvo el Gobierno del doctor Juan José Arévalo Bermejo, cuando al promulgarse la Constitución de la República de aquel entonces, el pueblo de Guatemala, encontró entre las Garantías Sociales en el Artículo 63, el siguiente texto: “SE ESTABLECE EL SEGURO SOCIAL OBLIGATORIO”. En 1946, el Congreso de la República de Guatemala, emite el Decreto número 295, “LA LEY ORGANICA DEL INSTITUTO GUATEMALTECO DE SEGURIDAD SOCIAL”. Se crea así una Institución que debe cubrir todo el territorio de la República, debe ser única para evitar la duplicación de esfuerzos y de cargas tributarias; los patronos y trabajadores de acuerdo con la Ley, deben de estar inscritos como contribuyentes, no pueden evadir esta obligación, pues ello significaría incurrir en la falta de previsión social.

La falta de presupuesto, agravada por la deuda que el Estado le tiene al IGSS significa, lejos de seguridad social, dolor, muerte, abandono. Es importante recordar a las 47 victimas mortales por el caso IGSS-PISA, caso de corrupción por el que fueron a parar presos varios integrantes de la Junta Directiva, tanto del sector público como privado; pero a esto también le sumamos las muertes que a diario ocurren por mala práctica médica, por falta de insumos o simplemente porque no fue atendido en tiempo.

A diario llegan al IGSS miles de pacientes. Ellos deben enfrentar desde una atención deficiente, hasta la pérdida de varias horas de su día, muchas veces para que le reprogramen su cita, tres meses después, o, en el mejor de los casos, salir con bolsas de medicamentos para tratar una enfermedad que a ciencia cierta, no se sabe en que fase está, porque los exámenes que la avalan, fueron realizados de tres a seis meses antes.

Debo mencionar que no todo en el seguro social es malo, porque pese a las deficiencias administrativas, hay voluntad de varios médicos y afán de servicio de muchos de sus colaboradores.

Pero, ¿Qué pasa con los que no tienen ni derecho a IGSS? ¿Cómo el estado de Guatemala, garante de la salud, acumula una deuda de Q31 millardos? ¿Qué cambios deben hacerse para mejorar el seguro social? Preguntas más, preguntas menos, que siguen en el ambiente. Entre tanto, en el “seguro social” muchos seguirán saliendo con medicina, otros deberán esperar por ella, algunos se quedarán internados o bien morirán en el intento.

  1. Muy buen artículo. Estoy de acuerdo que el IGSS de ahora esta muy lejos de la garantías sociales que promovió el Presidente Arévalo Bermejo.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: