PMT: ordenamiento vial o máquina de hacer pisto, en manos de sinvergüenzas.

Por: Marco Melgar

Prepotentes e intocables se creen algunos agentes de la Policía Municipal de Tránsito de la capital guatemalteca. Sin duda alguna, en la calle, estos elementos son el reflejo de su patrón el alcalde Álvaro Arzú. Hoy quiero referirme a uno de tantos casos que, estoy seguro, enfrentan a diario miles de capitalinos trabajadores que salen a las calles, porque tienen que llevar el sustento a sus hogares.

Era una tarde como cualquiera, cuando sobre la 12 avenida 7ª calle de la zona 1, dos agentes municipales acorralaron al piloto del camión C- 595BPH. El ciudadano les explicó a los policías quienes se conducían en la motocicleta identificada con el numeral 17427, que él estaba autorizado para descargar mercadería sobre la avenida.

Los PMT a su mejor estilo hicieron oídos sordos al clamor del citadino y le dijeron que debían confirmar que el permiso fuera real. Mientras el piloto buscaba en bodega, la documentación donde constaba de que sí tenía permiso, los desalmados agentes le jugaron la vuelta y decidieron, literalmente trabar el cepo 17427; acto seguido salió el chofer con los documentos que le autorizaban estar en esa área, descargando mercadería. Sin embargo, ya no había nada que hacer, el acto estaba consumado, el cepo había sido colocado y los agentes se limitaron a decirle que fuera al juzgado municipal y que viera “que le solucionaban”.

¿Injusticia?, ¿Prepotencia? No me cabe la menor duda que la unidad de cepos de la Policía Municipal de Tránsito de una de las urbes más grande de Centroamérica, es de las más sinvergüenzas que hay. Señores Carlos Lemus, Esteban Hernández y Ana Lorena, ustedes que pertenecen a la subdirección de Emetra y firman esas autorizaciones, ¿pueden ahora percatarse del mal procedimiento que muchas veces realizan sus agentes? ¿Cuántos casos como este se dan en la ciudad todos los días y ustedes se hacen los locos? porque al final de cuentas lo más importante son los Q 500.00 quetzales para la “muni de Arzú”.

No estoy en contra de la regulación del transito en la ciudad, porque ha crecido desmesuradamente. Entiendo que no existe cultura vial entre los citadinos, eso hace a esta institución “un mal necesario”; pero creo que hay mecanismos. ¿Por qué no reforzar las campañas de educación vial? Creo que ustedes siguen viendo a la PMT como la gallinita de los huevos de oro para producir dinero. Esto hace que se pierda el objetivo y el sentido real de instituciones como esta, que no son exclusivas de Guatemala. Por ahora, el llamado es para que reflexionen y no jodan al vecino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: